¿Ugly food? Las frutas y verduras son algo más que una cara bonita

Las estanterías de las grandes superficies de alimentación están llenas de frutas y verduras con formas y unos colores perfectos. Fresas y manzanas que parecen bombones premium envueltos en plástico y glamour. Sin importar el proceso de producción y crecimiento. Sin importar la procedencia o si es de temporada. Sin importar cuántas frutas han sido desperdiciadas en el proceso. La esclavitud de la imagen ha llegado también a nuestras despensas y supone un peligro no sólo para la economía doméstica, sino también mundial.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) denuncia que más de un tercio de los alimentos en el mundo son desechados o se estropean. Cada año en Europa se tira a la basura la mitad de los alimentos que se compran. Es una cifra paradógica ya que en la la UE aún viven más 75 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza y más de 15 millones dependen de la caridad.

Foto de National Geographic

El Parlamento Europeo ha aprobado un informe en el que exige medidas urgentes para reducir el desperdicio de comida a la mitad para 2025. Los diputados proponen, por ejemplo, diversificar el tamaño de los envases e introducir una asignatura sobre alimentación en los programas escolares. ¿Pero qué hay de la fruta y verdura que desperdiciamos por razones estéticas? El 40% de estos productos se tira por no cumplir los cánones estéticos de los supermercados y el movimiento “Food Waste” está luchando por cambiarlo.

The “Ugly” Fruit & Veg Campaign: https://twitter.com/UglyFruitAndVeg

La transformación en movimiento

Todas las iniciativas individuales de rescatar estas frutas y verduras están siendo agrupadas e inspiradas por el movimiento ugly food y food waste. Comenzó en Reino Unido en 2015 y su cometido es sencillo: promover la venta de frutas y verduras imperfectas.

Evidenciando que la problemática es algo más que una moda, recientemente la revista National Geographic se unió al creciente movimiento de consumidores concienciados.

Foto de National Geographic

Entre los cocineros que más apoyo están dando a la comunidad está el cocinero británico Jamie Oliver. A través de su apoyo directo ha contribuido a conseguir que sus seguidores sean más conscientes de este desperdicio alimentario. Según reflexiona en su blog, las grandes superficies han sido, en gran medida responsables de este comportamiento de los consumidores.

Iniciativas de emprendimiento social

Mientras las grandes superficies se siguen defendiendo de estas prácticas justificando que es lo que demandan los consumidores, muchas iniciativas de emprendimiento social están aprovechando que no todos los consumidores “somos iguales”.

Por suerte, gracias a las distintas iniciativas sociales, la industria alimentaria ha comenzado a recuperar esos productos que antes eran marginados. Os mostramos algunos ejemplos:

En Suiza, tras una nefasta cosecha de albaricoques, los frutos que no eran del tamaño adecuado o estaban algo dañados, pero perfectamente pero comestibles, se vendieron a los consumidores junto a recetas que les invitaban a aprovecharlos de distintas formas. Esta iniciativa llamada Ünique fue lanzada por la cadena de supermercados Coop, quien además consiguió que las cosechas defectuosas pudieran venderse hasta un 50% menos más económicas. De esta forma, ganaba el consumidor y ganaba el planeta.

Otro ejemplo es “Beautiful on the inside” (Bellos por dentro) de la cadena de supermercados Asda, en el Reino Unido, que además contó con el aval de nadie menos que el chef Jamie Oliver.

Estos productos se vendieron por separado y con un descuento de un 30%, con la intención de buscar a un cliente más concienciado. La iniciativa fue todo un éxito y según sus estudios, el 65% de los consumidores se mostraron abiertos a comprar esta fruta y verdura. Un 75% dijo que un precio más bajo sería una gran motivación para llevarlos a casa.

En Estados Unidos ha surgido, por ejemplo, servicios de puerta a puerta como Imperfect, donde por 20 dólares te llevaba a selección de vegetales y frutos de segunda. Esta startup que tiene como finalidad vender frutas y verduras imperfectas, productos que no entrar en los estándares tradicionales de mercado y terminarían convirtiéndose en desperdicio alimentario si no se les diera una oportunidad. Esta iniciativa pretende recuperar alimentos ‘feos’ pero de calidad, ofrecer beneficios a los agricultores que los producen y ahorro a los consumidores que los adquieran, entre un 30% y un 50% más baratos que en los puntos de venta habituales.

Iniciativas “Ugly food” en España

Aunque algunos supermercados han lanzado campañas en este sentido, las que tienen más impacto social y ecológico son las pequeñas iniciativas locales como Espigoladors, que consiguen recuperar la fruta y verdura que se descarta por razones estéticas, por excedentes de producción o porque la fruta está muy madura y el consumidor ya no la compra.

Foto d’Espigoladors

¿Qué otras iniciativas locales conoces?

Artículo escrito por Diseño Social / En Facebook

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
INSTAGRAM