¿Qué significa el código que llevan los huevos?

Con los huevos pasa lo mismo que todos los alimentos derivados de los animales: la calidad depende en gran medida del tipo de cría en origen. Esto puedes saberlo con el código que hay impreso en cada huevo. ¡Te dejamos con información útil para elegir con mayor conciencia! 

Los huevos que encontramos en el mercado no son todos iguales. Si nos fijamos en la publicidad que se encuentra en los paquetes, podríamos creer que todos son naturales y que las gallinas viven felizmente en el campo. La realidad es que mucha de esta publicidad es engañosa. Por suerte, tenemos otra manera de identificar su procedencia: el código alfanumérico que obligatoriamente está estampado en el huevo. Este código nos permite rastrear el origen y saber realmente cómo y dónde nació el huevo. El primer número que aparece en este código nos dice el tipo de cría. Y el segundo y el tercero, el código del país europeo del que proceden los huevos (España es: ES).

Código 0

Cuando encontramos el número cero como primer número del código estamos tratando con un huevo ecológico, proveniente de gallinas ponedoras que han seguido un ciclo de vida natural, con acceso al pastoreo (10 metros cuadrados de espacio verde para la gallina). Los alimentos utilizados son ecológicos y libres de transgénicos, y si las gallinas requieren atención veterinaria se aplicarán tratamientos herbales y no farmacológicos.

Estos huevos son de gran calidad, en que la gallina puede desarrollar sus instintos naturales de encontrar el alimento de una parte de lo que come: gusanos, insectos y otros animales pequeños, y por supuesto un rico banquete de hierbas silvestres. Otro elemento importante de este tipo de crianza es el efecto antiestrés, gracias a picotear la hierba. Además, las gallinas que viven al aire libre son generalmente razas más robustas que se enferman menos y no necesitan los antibióticos típicos de las gallinas que se mantienen encerradas.

¡Es muy importante saber que este tipo de gallinas y cría da un huevo cada dos días! Con lo cual no es un sistema intensivo, sino más lento. Normalmente, este tipo de huevo cuesta entre 40 y 60 céntimos por huevo.

Código 1

Estos son huevos de un tipo de cría, en parte al aire libre y en parte en el interior, pero de un tipo de ganadería intensiva, es decir, la densidad de población corresponde a 1 gallina por 2,5 metros cuadrados de tierra.

Código 2

Son huevos procedentes de la cría en suelo, que permanecen en cobertizos cerrados y con luz artificial durante las 24 horas del día. Y esto durante toda su vida. Es un tipo de crianza antinatural y forzada, que se caracteriza por un alimento rico en calorías para las gallinas, destinado por lo tanto al rápido crecimiento de las gallinas y una mayor producción de huevos (1 huevo por día por gallina). La densidad de población es 7-9 gallinas por metro cuadrado.

Código 3

Son huevos de gallinas criadas en jaulas, un tipo de producción intensiva y perjudicial para la salud, tanto de los animales como de los consumidores. Las instituciones europeas han puesto de manifiesto las dudas que esto genera a nivel de bienestar animal. Una directiva comunitaria de 1999 obligó a aumentar el espacio para cada gallina dentro de la jaula de 550cm2 a 750 cm2. Pero esta medida, que no ha sido obligatoria hasta 2012, solo garantiza que cada animal dispone de un espacio similar al que ocupa una hoja de papel A4 (627cm2). Es decir, hay una densidad de población de 25 gallinas por metro cuadrado. Estos huevos cuestan al supermercado solo 1,30 euros por paquete (el paquete es de 10 huevos, por lo que el coste por huevo es de 13-15 céntimos cada uno).

Además, el nivel nutricional de estos alimentos es muy bajo: están llenos de grasas saturadas y en cambio tienen un nivel bajo de grasas antiinflamatorias omega-3, además de muy pocas vitaminas A y E. Vitaminas que interfieren entre otras cosas en el bienestar de la piel y de los ojos, pero también en la síntesis de una fracción de la hemoglobina que permite el transporte de oxígeno en la sangre.

En resumen, para evitar errores mejor elegir siempre huevos de gallinas felices: ¡nuestro cuerpo lo agradecerá! Y también respetarás los principios del bienestar animal. Y tú, ¿miras el código de los huevos antes de comprarlos?

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
INSTAGRAM