Urbanita y Zero Waste

¿Cómo es la vida de “una urbanita en búsqueda de una vida sostenible y zero waste”? Esta frase, que es la que acompaña a La Ecocosmopolita desde el primer día, tiene su propia historia. “Un querido amigo iraní, que es un amante de la vida rural, me dijo un día que todos mis esfuerzos por comer productos de origen ecológico carecían de sentido viviendo en una ciudad como Barcelona en la que todo es contaminación, consumo… Ese fue el inicio del blog sobre Residuo Cero La Ecocosmopolita. Nos lo cuenta Yve, su creadora, en la entrevista #ZeroWaste

La pregunta de mi amigo me hizo dudar por un instante. Pero enseguida pensé: ¡Al contrario! Precisamente en las ciudades, en las que nuestra vida tiene un impacto ambiental tan grande, es donde tenemos más fácil cambiar las cosas. Porque tenemos demasiado de donde restar, es decir, muchas aristas desde donde actuar. Por eso una urbanita en búsqueda de una vida más sostenible y zero waste va con los ojos abiertos, a cada paso, analizando qué es lo que puede mejorar en su día a día para hacerlo más respetuoso con el planeta.

¿Esto significa que intentas reducir al máximo tus residuos?

Los residuos son una guía, un referente, pero una vida sostenible es mucho más que evitar residuos. Me he cogido a los residuos como referente porque la basura es una huella clara de nuestro modelo de consumo y de nuestros hábitos en general. Y es un concepto que la gente entiende porque es claro, visible y cercano. Pero lo realmente importante es que reduciendo los residuos que produces acabas actuando en muchos planos: no solo reduces la basura y la contaminación -y todos los problemas ambientales derivados de esta- sino que también reduces el desperdicio directo e indirecto de recursos (materias primas, agua energía) y normalmente, aún sin buscarlo, también acabas teniendo un impacto social positivo, porque tiendes a preferir hacia pequeños productores locales, por ejemplo a través de iniciativas como ¡La Colmena Que Dice Sí!, que te facilitan un consumo bajo en residuos.

En cualquier caso, para tener una vida lo más sostenible posible, es importante que más allá de los residuos visibles, intentemos entender qué historia hay detrás de ese producto o servicio que vamos a consumir.

¿Cómo y cuándo empezó esta búsqueda? 

La Ecocosmopolita es una etapa más de un largo viaje. Me marcó cuando llegué a estudiar a España en el año 2001. Tuve que vivir con mucho menos que antes y eso me hizo ver cuántas cosas que creía necesarias realmente me sobraban, cambié el coche por bici con gran alegría y, finalmente, tuve acceso por primera vez a un sistema de recogida selectiva de basura. Pero el cambio realmente radical vino con la maternidad. Tuve a mi primera hija en el 2006 y cuando empezamos a introducirle alimentos, me empecé a preocupar mucho más por la nutrición. Inevitablemente, al empezar a leer y estudiar sobre el origen de los alimentos, aunque el interés inicial fuera la salud de mi familia, pronto empecé a entender realmente las implicaciones sociales y ambientales de lo que comemos.

¿Cuáles son tus consejos del día a día para el Residuo Cero?

La clave está seguramente en pensar, cada vez que vas a comprar algo (ya sea comida o un par de zapatos), si realmente lo necesitas, si es la mejor alternativa, y si puedes evitar cualquier “añadido” a eso que quieres comprar. Es decir, si hay alguna forma de evitar esa bolsa en la que te quieren vender el producto, o esos aditivos químicos, o ese envase ridículo. Para lograrlo con éxito, una de las claves es la organización. Yo no soy una persona demasiado organizada, pero prácticamente jamás salgo sin un par de bolsas de tela grandes y algunas pequeñas en el bolso. Y una botella de agua, porque fácilmente cambio de planes y no sé cómo acabará el día.

¿Cómo transmites esta consciencia sostenible a tus hijas?

Bueno, para comenzar, siempre he tratado de explicar todo a mis hijas, desde que eran unas bebés. Ya sea los motivos ambientales por los que hago las cosas de cierta manera, como todo lo demás. Huyo del “porque sí” que escuché infinitamente de pequeña porque quiero que entiendan mis motivos, aunque eso no sea garantía de que los compartan. Luego, la otra parte fundamental es el ejemplo diario. Mi marido es mucho menos riguroso que yo en lo que a residuos se refiere y ellas tienen los dos referentes. Dentro de ciertos límites (hay cosas en las que soy inflexible) intento evitar imponerme, sino enseñarles a tomar las decisiones correctas.

Sois miembro de “Barcelona Sostenible”, ¿qué te parecen estas iniciativas públicas?

Somos muy nuevas en Barcelona Sostenible y de momento solo he compartido con ellos la celebración de la última asamblea anual, que me pareció muy inspiradora. Vi un importante trabajo realizado por distintos miembros de la red y me gustaría que lográramos participar más activamente en el futuro, pero en este momento no hemos logrado encajarlo en la montaña de trabajo que tenemos. Y las iniciativas públicas me parecen indispensables para lograr un verdadero avance en materia de sostenibilidad. Porque se necesita implicación a todos los niveles: consumidores, empresas y administraciones.

¿Crees que se podría fomentar más el Residuo Cero desde las administraciones?

Desde luego. Desde todos los ámbitos podría hacerse mucho más, y da un poco de miedo ver la lentitud y la timidez  de las medidas tomadas por las administraciones y también por las empresas. Hay demasiados intereses económicos de por medio, demasiadas presiones para que todo siga igual, pero el reloj sigue corriendo y ya sabemos que si seguimos como estamos, en el 2050 tendremos más plástico que peces en el mar y el cambio climático se disparara a unos niveles en los que el escenario se puede volver muy feo.

Si te tienes que quedar con uno de ellos: rechazar, reducir, reutilizar, reciclar y compostar, ¿con cuál crees que habría que empezar?

Creo que reducir encierra, de una forma u otra, a todos los demás así que me quedaría ahí, en el “menos es más”.

Cuéntanos un poco más de los productos que vendéis en vuestra tienda online Usar y Reusar. ¿Todos bajo el símbolo de Residuo Cero, verdad?

Sí, ese es el denominador común. Todo el proyecto de Usar y Reusar nace de una idea simple. A mi socia, Tere Castillo, y a mí nos gusta comprar a granel y, para evitar las bolsas sin asas para pesar los productos, llevábamos botes de vidrio o de plástico. Era un engorro. Necesitábamos organizarnos muy bien, planificar cada compra y, si teníamos que hacer una compra de última hora, acabábamos comprando con las bolsas del local. La solución era tener unas bolsas pequeñas de tela, que pudiéramos llevar siempre en el bolso, más ligeras, del mismo tamaño y peso, para hacer la compra más ágil. Pero en ese momento no había ninguna en el mercado así que pusimos manos a la obra. Por el camino, pensamos que sería buena idea juntar en la misma tienda online distintas cosas lindas, seleccionadas con mimo, que nos hicieran más fácil reducir residuos.

Hoy tenemos una buena variedad de bolsas reutilizables, incluídas unas, muy resistentes y transparentes para comprar la fruta y la verdura, pajitas reutilizables de acero inoxidable con cepillo a la medida para quienes quieren evitar las desechables pero les gusta beber con cañita, botellas reutilizables de acero inoxidable, para que duren años y años, además de tazas y platos reutlizables para picnics o para ir de camping, compresas reutilizables de tela (que son una pasada) y una copa menstrual hecha en España, ambas para menstruaciones ecológicas, hilo dental de seda natural recubierta con cera de abejas, cepillos de dientes de bambú (que justamente ahora están haciendo finalmente la transición a cerdas de nylon libre de petróleo, ya casi todos son de la nueva producción) además de cepillos para la cocina y, para terminar, productos multiusos básicos que pueden evitar muchos residuos: bicarbonato de sodio, percarbonato de sodio y jabón puro de Marsella.

La idea es que, solo con pasar por la web, te vayas con un montón de referencias de otra forma de hacer las cosas.

¡SORTEO DE LA ECOCOSMOPOLITA!

¡La Ecocosmpolita sortea 3 de sus productos sostenibles!

Una de sus bolsas de algodón orgánico Reusar Mola, un pack de bolsas reutilizables para comprar a granel frutas y verduras y 2 pajitas de acero inoxidable en funda de algodón orgánico.

Cómo participar:

Condiciones:

  • Duración: El sorteo comienza hoy martes 22 de mayo al publicar este post y se cierra el lunes 28 de mayo de 2018 a la media noche.
  • Día del sorteo y anuncio de la ganadora: martes 29 de mayo 2018.
  • El ganador será seleccionado de forma aleatoria entre todos los participantes.
  • El premio es el pack de bolsa de tela, kit de bolsas reutilizables y 2 pajitas de acero inoxidable con funda.
  • ¡La Colmena Que Dice Sí! publicará el nombre del ganador en su página de Facebook y ella o él deberá contactarnos para darle las indicaciones para recibir el regalo.
  • Sorteo válido sólo para España. 

¡Suerte!

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
INSTAGRAM