Tres campañas de Activismo Zero Waste

Todos sabemos qué se debería hacer para la reducción de residuos, pero los cómo y cuándo es lo que se nos suele escapar. Por suerte, cada vez contamos con más campañas o guías de consejos prácticos para inspirarnos. Si estás leyendo este artículo es porque seguro que ahora mismo ya haces mucho por el planeta y que también sabes que aún puedes hacer mucho más: conectar e inspirar a otros. Y es que el activismo en compañía es mejor, más divertido y tiene más impacto.

En educación ambiental ya está casi todo dicho pero ahora queda visibilizar los buenos ejemplos e inspirar a otros a sumarse a ellos o incluso mejorarlos. Si consigues que también cambie de hábitos alguien de en tu entorno, amigos, familia, compañeros de trabajo… habrás comenzado una pequeña cadena local que puede conectar con otras. Hoy te presentamos tres movimientos colectivos para que puedas sumarte a ellos o simplemente, usarlos de guía para el crear el tuyo propio.

Desnuda la fruta: la más viral

¿Qué es eso de “desnudar la fruta? Es un “movimiento” que pretende denunciar el uso abusivo del plástico en la venta de algunos alimentos y muy especialmente en el caso de frutas y verduras.

Participar en #DesnudaLaFruta es muy sencillo y se ha convertido en un fenómeno viral que busca el caso más “vergonzoso” e “innecesario” de uso de plásticos en nuestros supermercados. Gracias a la campaña y este hashtag las redes sociales se han llenado de todo tipo de ejemplos a cual más preocupante: desde aguacates a cebollas plastificadas.

Para realizar la foto-denuncia tan sólo tienes que compartirla en las redes sociales con la etiqueta #DesnudaLaFruta. Y no sólo para frutas o verduras, ya que puedes denunciar cualquier uso abusivo e innecesario de plástico en envases. No olvides mencionar a la tienda, supermercado, lugar o marca cuando subas las fotos de los productos sobreenvasados para invitarles a reflexionar sobre ello y cambien su política de envasado a prácticas más sostenibles… e ¡incluso económicas para ellos! Las alternativas son a veces tan sencillas que no hay excusa que justifique estas prácticas.

Ojalá esta reflexión compartida a la que se ha sumado Greenpeace (y ahora ¡La Colmena Que Dice Sí!) sirva para extender las prácticas de consumo consciente a más rincones de la geografía española. También varios medios de comunicación han apoyado la campaña: Antena 3, la Sexta, Más Vale Tarde, El Comidista y La Vanguardia entre otros. 

Plastic Attacks: la más gamberra

Seguro que también has oído hablar de la campaña internacional de los Plastic Attacks. Es una iniciativa un poco “gamberra” que busca concienciar sobre el exceso del plástico en el envasado de productos dando visibilidad a todos estos plásticos “inútiles”.

Si “Desnuda la fruta” implicaba a una comunidad online y conectada, los “Plastic Attacks” son acciones realizadas por un colectivo en un lugar concreto, en un dia y a una hora concreta. Te explicamos cómo funciona.

Después de realizar una quedada colectiva para comprar juntos en un mismo supermercado, a la salida de caja, los consumidores sacan los productos de sus envases, los meten en sus cestas y carritos de la compra y los dejan en el propio supermercado, dentro de un carro de la compra o donde acuerden. El objetivo: que los responsables de los supermercados y el resto de consumidores del mismo, sientan el impacto visual de toda la basura plástica que se puede generar en muy poco tiempo.

La primera vez que la prensado documentó un plastic acttack fue en Bristol este pasado 27 de Marzo. En España ha llegado de la mano de colectivos como Nasti de Plastic que ya están realizando quedadas similares en Madrid. En su primera convocatoria, unas doscientas personas se reunieron para quitar el sobreenvasado de los productos que acababan de comprar con un mensaje claro: cada vez más clientes prefieren y reclaman productos libres de plástico.

Zero Waste Europa: la más comunitaria

Pero no sólo hay campañas que ayudan a tomar conciencia desde la posición individual sino también, como miembros de una ciudadanía global europea. Con ese espíritu surgió Residuo Cero Europ, un movimiento que reúne a municipios europeos y establece relaciones con organizaciones sin ánimo de lucro, creando grupos locales con el objetivo de reducir los residuos para mejorar la sostenibilidad, la resiliencia económica y la cohesión social.   

¿Comprarías un móvil si supieras que está programado para dejar de funcionar tras 200 horas de uso? ¿Y una bombilla que se va a fundir tras 500 horas de utilización? La pregunta no debería ser si lo harías, sino si al menos, somos conscientes que ya lo estamos haciendo y si queremos hacer algo para cambiar esta situación. Residuo Cero Europa significa un diseño y gestión de los productos y los procesos. Es decir, frente al clásico sistema de producir, usar y tirar, se pretende evolucionar a un sistema de productos reparables, duraderos y en que su diseño se enfoque desde este prisma. Es pensar desde el diseño de productos, qué pasará con mi producto cuando se transforme en “basura”. Por ejemplo, ¿qué pasará con esta lavadora cuando deje de funcionar? ¿Sus materiales son fácilmente reutilizables, reciclables o biodegradables?

Los actuales patrones de producción lineal, basados en el consumo y el usar y tirar, reflejan la creencia ilusoria de que vivimos en un planeta de recursos infinitos. Necesitamos evolucionar cuanto antes hacia una economía que reutilice, repare, reforme y recicle los productos y materiales existentes. El cambio de mentalidad que supone ver los “desechos” como “recursos”. Tal y como la Estrategia Europea de Desarrollo Sostenible pone de manifiesto, un cambio de paradigma es necesario. Pero este cambio de paradigma no debe estar encaminado exclusivamente hacia una sociedad del reciclaje; es necesario aceptar que debemos reducir el uso de materiales y de energía para poder avanzar hacia una sociedad Residuo Cero.

La educación y participación de la Comunidad es indispensable para implantar con éxito un Plan de Residuo Cero. La ciudadanía debe ser invitada a crear y poner en marcha prácticas de residuo cero, y a tomar parte activa en el diseño de sistemas de gestión de los recursos encaminados a la reducción de los residuos. Las campañas públicas de educación para fomentar la participación ciudadana deben tener una gran importancia, y es necesario que tengan los recursos necesarios, y se mantengan en el tiempo.

La creación de una economía hipocarbónica, eficiente en el uso de sus recursos y socialmente inclusiva, de manera que respete la diversidad de los ecosistemas e incremente la cohesión social es uno de los principales retos de la UE de hoy.  

La estrategia Residuo Cero es una condición esencial para alcanzar este objetivo, entre otras cosas porque: permite cerrar el ciclo de los materiales, reduce la dependencia europea de las importaciones, devuelve nutrientes a los suelos, reduce el impacto ambiental asociado a la eliminación de residuos, fomenta la innovación en el diseño de los productos y implica a la ciudadanía en el diseño de una Europa mejor. Necesitamos integrarnos en un sistema circular que nos permita reutilizar los recursos que tomamos del planeta, reciclar energía y materia y prevenir la generación de residuos y de contaminación innecesaria.

¿Qué implica este proyecto para los europeos?  La creación de diseños sostenibles, la prevención frente a la generación de desechos y la reutilización de los mismos supondrá, según datos de la propia Unión Europea, ahorros de hasta 600 billones de euros para los europeos. Esto implica que junto a las medidas adicionales planteadas, se mejorará la productividad de los recursos en un 30% para el año 2030 y posibilitarían la creación de 2 millones de puestos de trabajo adicionales.

Sin duda, estamos ante un momento histórico esencial que nos invita a apostar por una economía circular que genere nuevos puestos de trabajo y empresas en el mercado de la reutilización y el reciclaje de estos productos finales disponibles, y eso es, por sí mismo, una gran noticia para todos.

Artículo escrito por Diseño Social / En Facebook

Foto de portada: Nasti de plastic, por un mundo sin plásticos.

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
INSTAGRAM