Reforestando el planeta

No habría que reforestar si no tuviéramos un grave problema global de deforestación provocada por la actividad del ser humano. Nuestros bosques actualmente todavía cubren un 30% de las regiones del mundo, pero cada año se pierden indefectiblemente, zonas de bosque equivalentes al tamaño de Panamá. Las selvas tropicales y los bosques pluviales podrían desaparecer completamente dentro de cien años si persiste el ritmo actual de deforestación.

El problema es muy grave ya que no sólo afecta a las zonas donde se producen. Esta terrible situación que se expande a un ritmo imparable en nuestro planeta, arrasa sin tregua bosques y causa un inmenso daño a la calidad de los suelos. Los motivos de la tala indiscriminada son muchos, pero se puede decir que el inductor clave de la deforestación es la agricultura intensiva. Por otro lado, las operaciones madereras comerciales también participan en la tala de innumerables bosques cada año.

La deforestación tiene muchos efectos negativos para el medio ambiente pero el impacto más dramático no es sólo cómo afecta al cambio climático sino que además, es la pérdida del hábitat de millones de especies. El setenta por ciento de los animales y plantas habitan en los bosques de la Tierra.

Estas son sólo algunas de las grandes virtudes de los bosques y selvas:

  • Los suelos de los bosques son húmedos gracias a la protección de la cubierta arbórea.
  • Los árboles absorben el dióxido de carbono del aire, reduciendo así la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera.
  • Mejoran la calidad del aire y protegen los suelos de la erosión.
  • Tener menos bosques significa emitir más cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera y una mayor velocidad y gravedad del cambio climático

¿Solución para la deforestación? La reforestación

¿Qué se puede hacer al respecto? Primero y fundamental: conservar y cuidar los bosques y selvas que aún existe. Por otro lado empezar a reforestar las zonas que hemos deforestado. Y hay grandes ejemplos que pueden ser de gran inspiración sobre algunos impresionantes proyectos de reforestación.

1. Iniciativas de las políticas públicas: responsabilidad estatal

Uttar Pradesh, batiendo el récord mundial. En esta región de la India, más de 800 mil personas, con el apoyo del Estado, se propusieron romper el Récord Mundial Guinness de plantar árboles. El proyecto estatal incluyó plantar 50 millones de plantines y, luego, organizar a las miles de personas que se necesitaron para la tarea de trasplantarlos. Para plantar árboles, se eligieron especies nativas, las más adaptables al clima de la región y capaces de regenerar los ecosistemas que actualmente se encuentran destruidos.

Desierto de Gobi: el reto de frenar su crecimiento. El proyecto de reforestación iniciado en el norte del territorio chino en 1978 estaría dando resultados. Un desierto que desde los años 60 ha ido creciendo de forma imparable, arrasando todo lo que encontraba a su paso. Conocido popularmente como la “Gran Muralla Verde”, el proyecto del cinturón protector es considerado como el mayor plan de reforestación del mundo. Desde 1978, los ciudadanos chinos han plantado 66.000 millones de árboles en la parte norte del país, en la frontera con Mongolia. Y cuando el proyecto finalice en 2050, más de 100.000 millones de árboles ocuparán una franja de 4.500 km (desde Xinjiang, en el oeste, hasta Heilongjiang, en el este).

Los Apalaches: contra la extirpación de las montañas. Desde 1960 se calcula que unas 500 montañas estadounidenses han sido extirpadas para facilitar el acceso al carbón en superficie. Virginia del Oeste y Kentucky son los dos estados más afectados, aunque la práctica se ha extendido por todo el espinazo de los Apalaches y ha arrasado montañas enteras. El estudio, titulado “Consecuencias de la Extirpación de Montañas”, concluye que la polémica práctica minera conduce a la reforestación irreversible, altera gravemente los ecosistemas, entierra y contamina los acuíferos y emite al aire sustancias contaminantes susceptibles de causar graves enfermedades pulmonares en los pueblos de la zona. Por esta razón desde 2005, la Appalachian Region Reforestation Initiative, formada por distintas organizaciones conservacionistas, ha implantado programas de reforestación. El resultado, más de 60 millones de nuevos árboles en apenas 35.000 hectáreas.

2. Iniciativas individuales: inspiración y activismo

Jadav Payeng: “El hombre bosque de la India”. Desde 1979 ha plantado miles de árboles en tierra estéril y erosionada para salvar su isla. Actualmente su bosque es casi dos veces más grande que el Central Park en NYC.

En uno de los mayores ríos de la India, el Brahmaputra, millones de personas viven en sus riberas. Todos los años, durante el monzón, el río inunda todo. Destruyendo granjas, cosechas, hogares, y arrastrando cientos de kilómetros cuadrados de tierra. Uno de los lugares más afectados es la Isla Majuli. Desde 1917 la isla ha perdido más de la mitad de su superficie debido a la erosión.

Jadav Payeng empezó a plantar en la década del 70 y actualmente su bosque tiene 550 hectáreas. Mediante la reforestación pudo solucionar el problema de las inundaciones y la erosión del suelo. El “hombre bosque de la India” ha creado una verdadera reserva natural que alberga: tigres, rinocerontes, elefantes y varias especies de pájaros. Hoy, la mayor amenaza del bosque es el hombre; “el hombre por cuestiones económicas destruye todo hasta que ya no hay nada”, dice Jadav. De todas maneras, afirma: “seguiré plantando hasta mi último aliento”. Confianza y compromiso en el hombre que creó un gigantesco bosque en tierra estéril.

Masanobu Fukuoka, bioquímico japonés y padre de la permacultura que ha inventado un método de cultivo natural muy fácil, ecológico, práctico y económico. Consiste básicamente en mezclar semillas con arcilla. Al hacerlas bolitas y dejarlas secar, la arcilla protege a las semillas. Una vez secas, se arrojan sobre la tierra. Con las lluvias, la arcilla se deshace y las semillas germinan. El sistema de agricultura natural, citando sus propias palabras: “es el cultivo natural basado en una naturaleza libre de la mediación y de la intervención humana”. Te recomiendo su libro: Revolución de un Rastrojo, como una primera introducción a los fundamentos de su técnica.

¿Qué opinas de estas iniciativas? ¿Conoces alguna otra?

Artículo escrito por Diseño Social / En Facebook

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
INSTAGRAM