Receta de chips de kale

No cabe duda de que la kale está de moda. Pertenece a la familia de las crucíferas como el brócoli, la coliflor o la col, pero sin duda encabeza las listas de ingredientes indispensables para los zumos y las dietas saludables del momento. Pero la kale puede sorprendernos y convertirse en chips. Being Biotiful nos comparte una receta fácil pero muy actual. ¡Atentos al vídeo!

Rica en hierro, calcio, vitaminas de todo tipo, antioxidantes y fibra… ya hace unos años que los agricultores han vuelto a cultivar esta apreciada verdura. Sin duda su fama está bien merecida: depura el hígado, limpia las células de sustancias tóxicas, ayuda a controlar los niveles de azúcar y colesterol y es antiinflamatoria.

Chips de kale. Ingredientes: 

6 hojas de kale sin el tallo
2 cucharas de aceite de oliva
zumo de ½ limón
pizca de sal
1 cuchara de sésamo
1 cucharita de sirope de arce (opcional)

Preparación: 


Precalienta el horno y prepara dos bandejas con papel de hornear.
Limpia el kale y quítale el tallo.

Trocea. Mezcla en un bol con el resto de ingredientes. Masajea unos minutos.
Coloca los trozos sobre la bandeja de hornear intentando que no se toquen.

Hornea a 150ºC unos 20-25 minutos, dando la vuelta a la bandeja a la mitad de la cocción o hasta que estén crunchy.

Consejos

Kale cruda: sólo tomar las hojas pequeñas, las más tiernas. Cortarlas bastante finas, en láminas. Lo que combina: zumo de limón, frutas cítricas, vinagres de arroz, azúcar (no demasiado), semillas (tostadas o no), aceite de oliva y de calabaza. Cortar las hojas jóvenes limpias de sus tallos grandes y marinar/macerar con el condimento una buena media hora como mínimo.

En ebullición: si las haces con este método, las hojas se cortan enteras o en trozos grandes para que conserven una buena textura. Combinar con: una pizca (poco) de ajo, cebollas rojas, pimienta, vinagre de jerez o balsámico. Sumerge las hojas en agua salada e hirviendo y déjalas un tiempo corto de cocción. Cuando esté listo, cómelas de manera inmediata o sino enfríalas con agua fría.

Salteadas: hojas cortadas en tiras o secciones grandes, con los tallos incluidos (exceptuando los más grandes). Combina con: aceite vegetal, aceite de sésamo, cebollas, pimienta, salsa de soja, semillas de sésamo, azúcar, curry. Saltear a fuego alto, pero poco tiempo. Coloca una tapa al final de la cocción para obtener una textura y una cocción perfectas.

Al vapor: cortar las hojas en tiras grandes y con los tallos (a excepción de los más grandes). Combina con los aceites picantes y perfumados (oliva, calabaza, pistacho, girasol sin refinar…) mantequilla derretida (no demasiado!), aceitunas picadas, tapenades, alcaparras, anchoas en aceite.

¡Buen provecho!

Artículo escrito por Being Biotiful. Facebook e Instagram.

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
INSTAGRAM