Pequeños consejos para grandes ahorros

200-300 euros. Esto es en promedio lo que cada uno de nosotros gasta mensualmente en comida. Hoy te proponemos una ecuación diferente: un presupuesto de 30 euros por semana. Adiós a los productos industriales caros, sobrecargados de envases y repletos de aditivos y sal, y bienvenidos los consejos caseros.

Yogures al horno

20 yogures a 2,40€. Uau! ¿quién está haciendo esta promoción? ¡La ganadera! Está vendiendo una leche de calidad con la que puedes elaborar yogures caseros sin aditivos, colorantes ni conservantes.

La receta es muy simple. Calienta 2 litros de leche a 80 ºC. Luego deja que se enfríe entre 45 y 50 °C y agrega tu fermento, que también puedes comprar en la granja. Por supuesto, puedes reemplazar el fermento por un yogur artesanal. A continuación mezcla bien y rellena una veintena de frascos de vidrio. Pon los frascos encima de una bandeja de horno y déjalos hornear a 40 ºC durante 3 horas. Luego, con la puerta del horno cerrada y el fuego apagado, deja los yogures en reposo tres horas más. Y finalmente ya solo queda guardarlos en la nevera.

Azúcar de vainilla para todo año

¿Has visto cuánto cuesta el kilo del azúcar vainillado? Entre 8,50 y 10€. Te retamos a hacer uno que sea ecológico por menos de 3€ en 30 segundos.

Pon 200 gramos de azúcar blanco o moreno en un frasco. Luego divide una vaina de vainilla y ponla en el azúcar. Cierra el frasco y guárdalo durante 10 días antes de su uso. Cuando el frasco esté medio vacío, añade azúcar. Mantén la misma vaina de vainilla hasta que el aroma ya no se perciba más (aproximadamente un año) y comienza de nuevo.

Bicarbonato gourmet

Es el ingrediente estrella del Residuo Cero. El bicarbonato de sodio se utiliza para fabricar tanto productos para el hogar, como pasta de dientes y a nivel culinario, pasteles.

Simple y económico, reemplaza la levadura química en la cocina. Para ello, hay que sustituir la levadura por una cucharadita de café de bicarbonato y si la receta dulce lleva sal, no añadir de más. La única sutileza radica en la cantidad. Si pones demasiada cantidad, será incomible. A veces pasa, pero no tires la toalla e inténtalo de nuevo.

Leche de avena express

Hacer leche de avena por 30 céntimos en un minuto, ¡es posible! Solo son necesarios 100 gramos de copos de avena ecológica y un litro de agua. Mézclalo en un robot de cocina o batidora durante 30 segundos. Páralo y empieza de nuevo 30 segundos. Filtra con un tamiz, una red vegetal o un paño, según prefieras.

Puedes usar los copos picados sobrantes para hacer tartas de verduras o barritas de cereales.

Vinagre de manzana con su propia piel

¡Nos encantan las manzanas! ¿Sabías que puedes hacer vinagre de manzana usando sus tallos y pieles? Te lo explicamos. En un frasco de cristal, pon tus restos de manzanas locales hasta llenar las tres cuartas partes del frasco. Luego añade lo que llamamos «la madre del vinagre» (bacterias acéticas que se desarrolla en el vinagre. Sería como la masa madre en el pan o los granos del kefir) y recúbrelo de agua (mejor si es filtrada). Cierra con un paño o corcho y espera de tres a seis semanas. Una vez pasado este tiempo, usa la parte líquida, desecha las pieles de la manzana en el compost, y empieza de nuevo con el proceso.

Podrás usar este vinagre casero para el cuidado de la casa, como condimento para las ensaladas, como enjuague de tu cabello, para tonificar la cara después de afeitarse o para matar las verrugas.

Lo que llamamos «madre del vinagre» también la podemos crear de nuevo. Transfiere vinagre en un frasco cubierto con un paño limpio para evitar el polvo. Deja la naturaleza actuar durante dos o tres meses hasta que se forme una capa viscosa en la superficie. Así nace tu «madre del vinagre». Usa el vinagre sobrante para consumirlo y con «la madre», crea la tuya.

Mermelada con cáscara de melón

Come melón, conserva sus pepitas para futuras plantaciones… y con su cáscara, ¡pasa a la cocina! Para elaborar una buena mermelada, necesitarás un kilo de cáscaras por un kilo de azúcar granulado y una piel de limón sin tratar.

Corta la cáscara en trocitos. Derrite el azúcar con un poco de agua a fuego lento. Añade las cáscaras de melón y de limón. Cocínalo durante 1h30 a fuego lento removiendo regularmente. Luego mézclalo bien unos minutos y prolonga la cocción durante 30 minutos. Finalmente, ya lo puedes verter en los frascos y la mermelada está lista.

Jarabe de menta del jardín

Corta 10 tallos de menta y quita las hojas. Ponlas en una olla con 600 gramos de azúcar y 600 mililitros de agua. Deja que hierva, luego baja el fuego y caliéntalo 10 minutos. Déjalo enfriar. Finalmente ya puedes filtrarlo y está listo para degustar. Hay que conservarlo en la nevera.

¡Ahora es tu turno! Estos consejos han permitido reducir el presupuesto destinado a la comida, con la premisa de comer local, cocinando en casa y sin usar los productos procesados. Y tú, ¿compartes tus buenas ideas?

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *