Delicias primaverales: Rösti de rábano crujiente con salsa de ajo silvestre

¡Descubre esta receta primaveral para unos deliciosos rösti de rábano! Una propuesta para reinventar este plato tradicional sueco consistente en una base de patata con forma de tortita, perfectos para un aperitivo o cena ligera.

Combinados con cebolletas, zanahorias y hierbas frescas, estos rösti de rábano no solo son super sabrosos, sino que también son extremadamente saludables.

Los rábanos son bajos en calorías y ricos en micronutrientes como la vitamina K, la vitamina C y el hierro. Deben su característico picor al aceite de mostaza, que tiene un efecto positivo en nuestro metabolismo y la absorción del azúcar y, por lo tanto, puede influir positivamente en los niveles de insulina. Combinados con un picante dip de yogur y ajo silvestre, ¡esta comida se convierte en una verdadera experiencia de sabor que sabe a primavera!

Ingredientes para dos personas:

  • 7 cucharadas de pan rallado
  • 2 cebolletas
  • 1-2 zanahorias
  • 1 manojo de rábanos
  • 2 huevos
  • 1-2 cebollas
  • Pimienta y sal
  • Hierbas frescas como perejil y cebollino
  • Aceite para freír

Para el dip:

  • Un puñado de ajo silvestre fresco
  • Hierbas frescas
  • 500 g de yogur
  • 1 diente de ajo
  • Especias al gusto

Así se hace:

  1. Lava y ralla los rábanos y las zanahorias, mezcla con un poco de sal y deja reposar durante 15 minutos, luego exprime el agua.

2. Pica finamente las cebolletas, las cebollas y las hierbas, y también pica las hojas de rábano.

3. En un bol grande, mezcla los rábanos y las zanahorias ralladas, las verduras picadas, las hierbas frescas, los dos huevos y el pan rallado. Sazona todo con sal y pimienta.

4. Calienta un poco de aceite en una sartén. Forma pequeños montones con la mezcla y fríelos en la sartén hasta que estén dorados y crujientes. Escúrrelos en papel de cocina.

5. Para el dip, pica finamente el ajo silvestre y las hierbas, y mezcla con el yogur, el ajo prensado, sal y pimienta.

6. Sirve los rösti aún calientes junto con el dip y una ensalada fresca.

¿Te quedan algunas hojas de rábano? No hay problema, puedes hacer un pesto rápido y delicioso con sus hojas.

Simplemente lava las hojas, sécalas y tritúralas junto con el resto de ingredientes. El pesto es una salsa perfecta para sumar a un sándwich, un plato de pasta y también se puede usar como aderezo para ensaladas con un poco de vinagre.

Necesitas:

  • 2 manojos de hojas de rábano
  • 1 manojo de albahaca o perejil
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 60 g de nueces (sin tostar y sin sal)
  • 30 g de parmesano (para una receta vegana, se puede remplazar por nueces)
  • 1 diente de ajo
  • Jugo de medio limón y un poco de ralladura
  • Sal y pimienta al gusto

Así se hace:

  1. Lava las hojas de rábano, sécalas y pícalas de forma irregular. Pela el ajo y córtalo en rodajas finas.
  2. Tritura todos los ingredientes con una batidora de mano o en una batidora de pie. También lo puedes hacer con un mortero. Prueba el pesto y sazona con sal y pimienta.

El pesto se puede almacenar en un frasco de vidrio en la nevera durante unos días. Si deseas conservar durante más tiempo, añade una capa de aceite en la parte superior del frasco.

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *