En verano (también) consume local y de calidad

El verano no solamente trae consigo cambios en los ciclos naturales de plantas y animales sino que también acarrea cambios en los hábitos de consumo, que obligan a los productores a encontrar nuevas formas de ofrecer sus productos. Te contamos cómo seguir consumiendo local y de calidad también durante las vacaciones de verano.

Para los que disfrutamos de los productos de proximidad, el verano es una de las épocas más bonitas del año ya que llegan a nuestras cestas frutas y verduras de todo tipo gracias al aumento de las temperaturas: albaricoques, cerezas, tomates, sandías, melones, ciruelas, calabacines, judías y pepinos ya están aquí para acompañarnos durante el calor del verano.

Si bien es cierto que aumenta la producción (no tanto en cantidad sino en variedad), la rutina de quienes trabajamos o estudiamos cambia y con ello nuestro consumo (nos vamos fuera de casa, salimos más a comer fuera, etc.) por lo que productores e iniciativas de venta directa tienen que modificar su planificación.

Los productores y el verano

En el caso de “El Petit Bané” desde que comenzaron su proyecto detectaron este cambio de patrones en el consumo y gracias al microclima que se da en esa región del Maresme “podemos avanzar la cosecha de algunas frutas y verduras antes de agosto, antes que se vaya todo el mundo de vacaciones”. En estos meses de julio a septiembre “las ventas pueden bajar a la mitad, pero asegura que “es lo normal en estas fechas”.

Roger, de "El Petit Bané" programa parte de su producción durante el verano para satisfacer la demanda.

Roger, de “El Petit Bané” programa parte de su producción durante el verano para satisfacer la demanda.

En el ciclo de cosechas y cultivos, los productores de venta directa deben cambiar sus estrategias de producción, ya que al producir de forma sostenible y local tienen que aprovechar sus recursos y potencialidades al máximo. En el proyecto de Roger “no se utilizan grandes invernaderos o invernáculos para acelerar las frutas” y agrega que “el truco radica en conocer estos picos de consumo y producir antes de que la gente se vaya de vacaciones”. Es el método conocido como “campana de grados” que dice que observando los picos de años anteriores, se puede cultivar y cosechar antes y después de las vacaciones, para siempre tener oferta de productos frescos y de temporada. Ésta es una ventaja de “El Petit Bané”, gracias a la ubicación privilegiada de sus tierras en este microclima costero. Otros productores se encontrarán en zonas y climas con características diferentes, que también sabrán adaptar y convertir en una ventaja.

Pero estos meses de verano no son de descanso en los campos, ni mucho menos: las altas temperaturas obligan a regar con más asiduidad y también es necesario preparar las plantas para afrontar las altas temperaturas “de ahí lo importante de utilizar semillas autóctonas“, comenta Roger “plantas que se adaptan a nuestro clima y a nuestro entorno” con lo cual el riego en exceso o el uso de pesticidas no existe.

Con el stock de frutas y verduras, otros productores se dedican estos meses a la preparación de productos en conserva (melocotones en almíbar, salsas de tomates, mermeladas y compotas), haciendo de las conservas una forma de evitar el desperdicio y tener más variedad de productos todo el año. “En nuestro caso no lo hacemos, pero sí que llevamos mucha fruta al mercado de los domingos en Vilassar de Mar”, agrega Roger. Además, como es una zona costera y hay mucho turismo, trabajamos en conjunto con restauradores locales para brindarles productos frescos y de la calidad para sus cocinas”. Todo esto “implica mucha coordinación y sobretodo confianza por ambas partes”.

Roger es uno de los cientos de productores que producen de forma sostenible durante todo el año y vende de forma directa. Y durante el verano los puedes seguir apoyando. ¿Cómo?

  1. Comprando en los mercados de campesinos que se organizan en las diferentes localidades.
  2. Yendo a comer a restaurantes y bares de KM 0 que compran de proximidad.
  3. También puedes aprovecha el buen tiempo para ir a visitar las fincas de los productores, donde puedes conocer de primera mano todo el proceso de las frutas y verduras y comprar directamente de sus huertas.
  4. Finalmente, puedes buscar si hay una Colmena en la localidad donde estás veraneando y degustar los productos de una nueva región.

¡A disfrutar que hay de todo!


  • “El Petit Bané” es un proyecto agroecológico ubicado en Vilassar de Mar, a 27km. de Barcelona, donde rotando cultivos y plantando árboles y plantas autóctonas, favorecen la biodiversidad de la zona: ¡puedes encontrar sus productos en nuestras Colmenas de Barcelona y alrededores!

 

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
INSTAGRAM