Vacaciones, sí, pero cuidando el medio ambiente

El verano ya está aquí y con él, las tan ansiadas vacaciones. El sol, la playa, la montaña, da igual el destino, pero todos tenemos ganas de desconectar y cargarnos de energía. ¿Qué sucede? Que miramos con quién iremos, el tiempo que hará y la ropa que meteremos en la maleta y no nos paramos a pensar en cómo minimizar nuestro impacto en el medio.

¿Conoces todas las clases de turismo que han surgido como alternativa al turismo de masas? Tienen unas características fundamentales que buscan proteger los recursos de hoy para que las futuras generaciones puedan aprovecharlos mañana. Además también fomentan el crecimiento social, cultural y económico de los lugares que se visita.

  • Turismo responsable → la responsabilidad recae en la propia persona. Uno mismo es quien decide qué actitud adoptar durante el viaje teniendo en cuenta las consecuencias de estas sobre el entorno.
  • Turismo sostenible → éste busca reducir el impacto que los viajes pueden ocasionar en las comunidades locales y el medioambiente. Por ello, fomenta la prosperidad económica mediante la creación de trabajos y cohesión social.
  • Ecoturismo → engloba los valores del turismo sostenible pero pone hincapié en la preservación del entorno natural y del patrimonio cultural.

Bueno, este pequeño diccionario de terminología está muy bien para conocer los distintos turismos alternativos. Pero pasemos a la parte de los consejos prácticos que puedes aplicar durante tus vacaciones.

Para empezar, todo es cuestión de proponérselo. Quizás nunca te lo habías planteado, pero si nos ponemos a analizar todas las vacaciones pasadas, seguramente podríamos hacer una lista de cosas a cambiar.

Proponte ser sostenible

Aunque sólo te marches dos días. Por ejemplo, si siempre te duchas, aunque la habitación de tu hotel tenga una bañera que te llama a gritos, ¿por qué vas a cambiar tu costumbre? Duchándote puedes ahorrar unos 60 litros diarios.  

Planificar bien las vacaciones

¿Sabes si el destino al que te diriges tiene algún certificado que limite al turismo? En España por ejemplo, puedes visitar hasta 47 lugares reconocidos como reservas de biosfera. Además, encontramos la organización sin ánimo de lucro Ethical Traveler que clasifica los destinos teniendo en cuenta su protección hacia el medio ambiente, el bienestar social y los derechos humanos.

Luego está bien que dediquemos un poco de tiempo a encontrar un alojamiento sostenible. La guía Sustainability in tourism. A guide through the label jungle, analiza más de 150 certificaciones de turismo sostenible y ecológico y comercio justo. Su web incluye un atlas interactivo de proyectos sostenibles en el mundo.

Transporte

Para llegar al destino, podemos plantearnos coger el tren ya que es una forma accesible y ecológica de viajar. Según datos de RENFE SNCF, en tren consumimos entre 3 y 5 veces menos energía per cápita que por la carretera y entre 7 y 10 veces menos que en avión.

Si aún y así queremos viajar con nuestro coche, la manera más sostenible de hacerlo es ir a una velocidad moderada ya que una mayor velocidad supone un mayor consumo. Pero una vez lleguemos al destino, ¿es necesario que sigamos utilizándolo? Si estamos de vacaciones en la ciudad, podemos utilizar el transporte público en las horas de más calor. Otra alternativa es alquilar una bicicleta, que además de cuidar el medioambiente, irás a tu ritmo, llegarás a rincones donde otros transportes no pueden acceder y además, te ayudará a quemar todos los platos de comida que querrás probar.

Temperatura

Sabemos que hace calor y que parece que nos vamos a derretir, pero no caigamos en la tentación de poner a toda potencia el aire acondicionado. Lo ideal es que el termostato se mantenga en los 23ºC ya que cada grado de menos supone un incremento del 8% de consumo eléctrico. Para mantener un poco más fresquito nuestro hogar, podemos bajar las ventanas y si tenemos toldos, abrirlos.

¡Mantente fresco! Ponte ropa fina y ancha, mantén una buena hidratación y come muchas frutas y verduras.

Minimizar residuos

Que nos vayamos de excursión, no significa que tengamos que estar comprando botellas de agua a tutiplén. Si ya sabemos que vamos a realizar según qué actividades, ¿por qué no hacernos con una cantimplora? Evitaremos utilizar plástico innecesario. Además, podemos hacernos con tarros para llenar de frutos secos o tentempiés para así no tener que echar mano a bolsas de plástico.

También tenemos que ser conscientes de la comida ya que según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), en primavera y verano se desperdicia un 9,4% más de alimentos que en otoño e invierno.

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>