Recibimos a la reina del otoño con estas recetas que endulzan el alma

Con un naranja inconfundible destaca sobre las demás frutas y hortalizas de la temporada y de su versatilidad dan fe las invitadas que hoy nos acompañan. La calabaza es la reina del otoño, y con su llegada los campos se vuelven un poco más naranjas. El fruto de la calabacera tiene gran protagonismo en nuestra cocina, y cada vez más, el efecto. 

Halloween ha hecho que la reina de esta festividad sea el ingrediente estrella de, además de recetas creativas, en la alimentación va ganando presencia en la repostería o en bebidas. 

Nativa de América del Sur, dentro de la familia de las Cucurbitáceas, no es en realidad una fruta, si no una baya que crece de la calabacera. Existen más de 800 tipos, aunque solo 200 de ellas son comestibles, tanto cruda como cocinada. En España se cultivan principalmente cinco tipos, con la cacahuete y la vasca siendo las más comunes. Con una temporada que abarca de agosto a noviembre, ¡en 2016 se cultivó la más grande hasta la fecha con 600 kg de peso! 

La calabaza está compuesta por un 90% de agua y contiene un alto nivel de betacaroteno, además es baja en calorías – solo 25 calorías por cada 100 gramos- y aporta fibra, vitaminas A, B, C y E y es rica en antioxidantes. 

Por suerte, sus semillas y hojas también tienen gran poder nutricional, así que siempre es conveniente reservarlas para sacarles todo su partido. Nosotros, como siempre, nos hemos puesto en buenas manos para hacerlo: productos de ¡La Colmena Que Dice Sí! Y los consejos de los que más saben. 

Crema de calabaza y manzana

Sobran los motivos para explicar el porqué de esta receta, dos reinas de otoño juntas en una receta para hacer frente a la bajada de las temperaturas. Pocas hay más reconfortantes que una cremita suave hecha a base de frutas y hortalizas y qué mejor si son de temporada. Los purés hace tiempo que dejaron de ser aburridos, abrimos la puerta a las especias y a las elaboraciones creativas. A este no le hace falta más que eso. 

Ingredientes:

  • 750 gr calabaza
  • 2 Manzanas
  • 2 Zanahorias
  • ½ Cebolla 
  • 1 diente de ajo
  • Aceite oliva
  • Especias al gusto 
  • Semillas de calabaza

Elaboración: 

Lavar, pelar y cortar las verduras en trozos de tamaño mediano. Inés, de Hoycomemossano.com recomienda “rehogarlas verduras siempre que hagas una crema o puré, es un paso fundamental para intensificar los sabores”.

También queda muy bien al asar la calabaza previamente aprovechando el horno par alguna otra receta. En una cacerola, echar un chorrito de aceite de oliva y ¡dentro ingredientes! 

También hay que tener en cuenta “como siempre, antes de triturar: quita parte del líquido y vete añadiendo hasta que esté la textura a tu gusto” añade. Se puede terminar con una cuchara de yogur de cabra por encima como cuenta Inés en su blog, donde comparte gran variedad de recetas tanto para el día a día, como para ocasiones especiales. Las semillas de calabaza después de haberla asado se pueden aprovechar y añadir por encima para aportar más texturas y con las especias, más sabor. 

Ñoquis de calabaza, shiitake y verdolaga

Durante la cuarentena la ex concursante de Masterchef y experta en gastronomía Clara Villalón se dedicó a ponernos los dientes largos con las recetas que compartía desde sus redes y diferentes colaboraciones, pero si hay una que me cautivó fue la de ñoquis de boniato, salvia y nueces que elaboraba para el restaurante Tres Por Cuatro. Una delicia de plato, sencillo y fuera de lo común que he decidido adaptar con los ingredientes que muestra el título. Tanto el boniato, como la calabaza son fabulosos ejemplos para elaborar ñoquis y es, por supuesto, una idea estupenda para pasar un buen rato en la cocina. 

Ingredientes

  • 575 gr de calabaza asado sin piel
  • 230gr de harina de trigo
  • 1 huevo
  • 5gr de sal
  • 70gr de pecorino o parmesano rallado

Para la salsa:

  • Setas Shiitake
  • Mantequilla
  • Agua de cocer los ñoquis
  • Verdolaga
  • Sal
  • Pimienta negra

Elaboración

Envolver la calabaza con papel de aluminio y asar a 180º durante 1 hora (dependiendo del tamaño, puede ser aconsejable partirla en trozos más pequeños). Cuenta Clara que “uno de los secretos más importantes de esta receta es que los boniatos se asan y no se cuecen porque así logramos reducir su carga de agua haciendo que la masa de vuestros ñoquis de boniato sea más manejable” y lo mismo ocurre con la calabaza. 

Una vez separada la carne, hay que mezclarla con el resto de ingredientes hasta conseguir una masa homogénea, pegajosa y fluida, y dejarla enfriar.

Sobre una superficie plana, espolvorear harina y enharinarse las manos para comenzar haciendo rulos con la masa y cortar pequeños pedazos de cada uno dándole la forma deseada.

Acto seguido, echarlos en agua hirviendo con sal. Una vez comiencen a flotar, escurrirlos y conservar el agua de la cocción para la salsa. 

En una sartén, derretir mantequilla y saltear láminas de setas shiitake, retirar una vez doradas y hacer lo mismo con los ñoquis. Cuando empiecen a tostarse, añadir unas cucharadas del agua de la cocción y ligar la salsa con pequeños movimientos sujetando el mango. 

Obtenida la textura deseada, se pueden añadir las setas y unas hojas de verdolaga previamente lavada. Clara espolvorea nueces sobre los suyos y es el toque final perfecto, unas avellanas tostadas también le van bien. 

Albóndigas de calabaza en crema de tomate

Para las albóndigas:

  • 300 gr. calabaza asada y un diente de ajo
  • 1 cucharada levadura nutricional
  • 1/3 taza de copos de avena
  • Sal y pimienta al gusto
  • AOVE para la sartén
  • Huevo de garbanzo para rebozar: 30 gr. harina de garbanzo + 60 ml. agua y un chorrito de limón

Para la salsa

  • 300 gr. salsa de tomate casera
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 1/2 taza de leche de coco para cocinar y 1/2 taza de caldo de verduras
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharada de romero y albahaca fresca

Una receta 100% vegana que Beatriz Moliz, confundadora de The Green Fuel Academy, compartía en sus redes y me hizo salivar hasta niveles insospechables. Ya avisa que la salsa en la que flotan esas deliciosas pelotas de otoño “no es una salsa de tomate cualquiera, es ultracremosa”, en mayúsculas, para que se sepa, aunque la foto habla por sí sola. ¡Qué maravilla! 

Hay que comenzar combinando “la calabaza con todos los ingredientes -menos el huevo de garbanzo- hasta que tengas una masa” y después de formar bolas del mismo tamaño pasarlas por el huevo vegano, que se obtiene mezclando la harina de garbanzo con el agua y el limón. Dorarlas en una sartén con AOVE caliente y reservar. En una cazuela aparte hay que mezclar todos los ingredientes de la salsa y cocinar a fuego medio hasta que empiece a hervir. “Añade las albóndigas y deja cocinar durante 10-15 minutos” et voilá. Un platazo delicioso y saludable, además de sencillo, con el que sorprender a más de uno. 

Escrito por Natalia Martínez, periodista gastronómica.

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *