¿Realmente hay alternativas a la educación tradicional en España?

Cada día hay más familias que quieren formar parte activa de la educación de sus hijos. Saben que la educación tradicional tienen sus carencias, leen artículos en internet, ven documentales y reportajes por televisión y sólo les queda una cosa clara: la educación que damos a nuestros hijos podría ser mejor. Saber que algo no está bien es fácil, pero cuando te pones a ver qué alternativas te ofrece la enseñanza en España, no siempre es fácil elegir una alternativa.

  • Los modelos educativos alternativos, ya presentes en otros países occidentales, están experimentando un crecimiento exponencial en España.
  • Actualmente hay en nuestro país más de 800 escuelas alternativas que no llegan a cubrir la gran demanda.
  • Cada año surgen nuevas alternativas que intentan hacerse un hueco legal en la enseñanza tradicional.

Las enseñanzas alternativas son cada vez más solicitadas y ya contamos con más de 800 escuelas libres agrupadas en el modelo Montessori, Waldorf, Kumon, Doman, Reggio Emilia, Amara Berri, cooperativas o comunidades de aprendizaje, escuelas democráticas, escuelas activas…

¿Pero qué tienen este tipo de enseñanzas que no aporte la enseñanza tradicional? Hay muchos profesores que critican que la motivación de muchos padres a la hora de optar por estas enseñanzas es meramente contextual. Es decir, quieren sumarse a una nueva ola de cuestionamiento del sistema y prefieren inscribir a sus hijos en escuelas alternativas aunque suponga un gasto superior y unos beneficios no contrastados.

Sin embargo, los sistemas alternativos tienen una serie de características que pueden ser esenciales para el desarrollo educativo:

– Más implicación de las familias y los contextos sociales y medioambientales.

– Los ritmos de aprendizaje son respetados y no son determinados por el año de nacimiento.

– Se educa para la vida, no únicamente para el desempeño profesional.

– La memorización no es la cualidad más valorada a la hora de evaluar conocimientos.

– La innovación, la creatividad y los errores son vistos como parte del aprendizaje.

– Desarrollan las capacidades de colaboración en lugar de las de competitividad.

¿Formamos a ciudadanos o a futuros empleados?

Hace unos años, este debate se centraba en determinar que había que sacar de la enseñanza reglada todas aquellas asignaturas que no fueran directamente relacionadas con mejorar las competencias profesionales. Las grandes perjudicadas fueron las humanidades pero muchas más competencias transversales quedaron relegadas a un segundo plano.

Parecía una opción sensata pero el debate se ha reabierto en la sociedad al ver que esos alumnos castigados con duros exámenes, sin horas para jugar y con una preparación muy alta en universidades y postgrados, tampoco encuentran trabajo o si lo consiguen, no cuentan con una remuneración y características que compensarán el sacrificio.

En todos los campos, la innovación suele partir de las empresas e instituciones que por tamaño o estructura son más pequeñas o ágiles. Y quizás por eso, mientras la enseñanza tradicional evoluciona lentamente y siempre a expensas de los resultados electorales, las enseñanzas alternativas. tienen la cualidad de evolucionar mucho más rápido y adaptarse mejor a esta sociedad cambiante.

Fotografía sacada de la página web del colegio Ojo de Agua

Hemos evolucionado laboralmente y el sistema se ha quedado atrás porque los profesionales más valorados hoy en día son, precisamente, los mejores preparados para ser buenos ciudadanos. Aquellos que no sólo consumen conocimiento, sino además lo generan; son capaces de trabajar en equipo; de comunicar, negociar o debatir; de ser creativos y proactivos; y los que aprendieron  en la escuela  que la vida es un aprendizaje constante.

Las más conocidas pero no las únicas: Montessori vs Waldorf

Tanto en el sector público como en el privado  hay alternativas muy diferentes a las prácticas convencionales que conocemos de la escuela. Preciosas iniciativas que ponen en práctica métodos educativos alternativos, basados en proyectos más o menos científicos, con enfoques muy distintos entre sí. Entre ellos destacamos el método Montessori o las escuelas Waldorf, como los más conocidos pero también hay centenares de escuelas libres por todo el país.

El sistema Montessori se basa en tres elementos fundamentales que buscan ofrecer unas oportunidades y un ambiente preparado que permita a los niños expresarse como ser humano con todas sus amplitud (orden, comunicación, abstracción, pensamiento matemático, conceptualización, imaginación, etc). Dentro de este marco educativo la función principal de la maestra es observar a todos los niños para aprender sus diferencias. En estos centros, los niños se mezclan por edades según su estadio de desarrollo.

Fotografía sacada de la página web del colegio Ojo de Agua

La libertad, la curiosidad y el desarrollo del amor por el conocimiento son los pilares fundamentales sobre los cuales se edifica esta pedagogía que ya lleva 90 años implementándose alrededor del mundo. El niño o niña pueda desarrollar todas sus potencialidades, a través de la interacción con un ambiente preparado, rico en materiales, infraestructura, afecto y respeto, en el cual el alumnado tiene la posibilidad de seguir un proceso individual, guiado por profesionales especializados.

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: “Ahora los niños trabajan como si yo no existiera”. Maria Montessori

El eje esencial de las escuelas Waldorf es el vínculo que establecen el alumno y el maestro. El sistema educativo respeta el proceso madurativo del alumno equilibrando y fomentando su intelecto, su sensibilidad artística y su voluntad, para capacitarlo ante los desafíos de la vida. Las enseñanzas en los centros Waldorf no salen de los libros de texto, estos solo se emplean a modo de consulta en algunos casos. El desarrollo  en la enseñanza depende de la madurez de cada niño, teniendo en cuenta su evolución se aplican los contenidos de las materias siguiendo su desarrollo.

Por lo general esta pedagogía se divide en tres franjas. Las primeras dos horas se dedican a las materias tradicionales. Se trabaja “por inmersión” un tema específico durante tres semanas seguidas. El alumno realiza un trabajo, forma grupos y lo expone. Es una experiencia de aprendizaje, lo que aprenden lo sienten como propio. Buscan mover la información para recibirla, elaborarla de nuevo y asimilarla. Es decir, no se trata de comprar libros y aprenderlos de memoria, sino buscar información, organizarla y crear tus propios libros de textos.

“La educación va unida al despertar de la conciencia” Rudolf Steiner.

Pero no son las únicas. Como muestra del amplio abanico de opciones que os podéis encontrar, os dejamos esta selección de quince centros alternativos realizada por Educación 3.0 y en la que podemos encontrar desde centros públicos a cooperativas de aprendizaje:

1.Educación emocional, convivencia positiva y aprendizaje cooperativo:  Herrikide Ikastetxea en Tolosa (Guipúzcoa).

2.Neurociencia: Ceip Rosa dels Vents, en Colonia de San Pedro (Artá, Mallorca).

3.Educación desde la participación: Centre Escolar San Francisco (Barcelona).

  1. Búsqueda del autoconocimiento: INS Vitazrada: localizado en el municipio barcelonés de Villassar de Mar.
  2. Abierta y partícipe: Escola Virolai, el proyecto educativo de este centro escolar (incluye la etapa de Bachillerato) ubicado en Barcelona.
  3. Con metodologías activas: Colegio San Gregorio, centro concertado bilingüe de Aguilar de Campoo (Palencia).
  4. Creatividad e innovación: CEE Empordá, esta escuela de Rosas (Girona).
  5. Una escuela alternativa: Espai Obert La Serra, situado en Sant Pere de Ribes.
  6. Nuevas metodologías, cambios en la distribución espacial: CEIP Miralvalle en Plasencia.
  7. Recuperar la naturaleza: CEIP Conde de Vallellano. en el centro de Ampudia (Palencia).
  8. Cooperativa de enseñanza y uso de las TIC: Arizmendi Ikastola, en la zona de Aretxabaleta, Eskoriatza y Arrasate/Mondragón (Guipúzcoa).
  9. Educación inclusiva: Instituto Sils, centro público en Girona.
  10. Inteligencias múltiples: Col.legi Monteserrat, de Barcelona trabaja por proyectos e inteligencias múltiples.
  11. Inteligencias múltiples: CEIP Princesa de Asturias, centro público de educación activa y comunidad de aprendizaje en Elche, Alicante.
  12. Bosquescuela/Escuela democrática: Ojo de Agua, en la montaña de la Marina Alta, a un kilómetro de Orba (Alicante).

El debate legal sigue abierto

Una vez que estás convencida de que lo mejor para tus hijos es buscar qué opción alternativa es mejor para ello, la mayoría de padres se encuentran con el debate legal cuando el centro no es público, concertado o no está “homologado”. La Constitución española reconoce la libertad de enseñanza y no se establece oficialmente que pedagogía debe emplearse pero las familias que quieren optar por este tipo de educación normalmente se encuentran en un peligroso vacío legal que no siempre las ampara.

Fotografía sacada de la página web del colegio Ojo de Agua

La mayoría de los proyectos de educación libre son “alegales” y se encuentran en un vacío legal motivado por una legislación que está evolucionando mucho más lenta que la inquietud educativa de las familias.

Para esquivar problemas, algunos centros sólo aceptan niños menores de seis años, cuando empieza la escolarización obligatoria. Para salvar estas trabas legales existen opciones como inscribir a tus hijos dentro la “educación en el hogar” y luego buscar asociaciones educativas, que técnicamente no son escuelas, para que puedan recibir las clases. También proyectos que recurren a la homologación que sí les permiten otros países con mayor libertad educativa (Estados Unidos, Reino Unido…) donde se certifican y luego abren un centro en España como colegios internacionales en España.

¿Y cambiar la enseñanza pública?

Hay profesores que quieren cambiar el sistema educativo desde dentro, como César Bona, finalista del Global Teacher Prize y Carlos Lobato que motiva a sus estudiantes planteando la educación como juego. Para una educación diferente, también debemos permitir a los profesores, innovar y ser valientes en sus propuestas. Es necesario una reflexión sobre cómo mejorar la propuesta actual con participación de toda la comunidad escolar. No se trata de banalizar la importancia de una mayor capacidad de formación de los alumnos, sino de abordar la educación desde otro enfoque, más global, más integrador, que no tenga tantos efectos negativos, segregadores en el desarrollo educativo. Y entre todas las familias, organizaciones educativas y administraciones públicas concienciadas con el valor de la educación, lo conseguiremos.

Artículo escrito por: Diseño Social

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>