Quinoa, la reina de los platos. ¿Conoces el porqué de su boom?

La quinoa parece estar en boca de todos, pero la verdad es que es un alimento milenario originario en Perú y Bolivia, donde se concentra el 90% de la producción. Los antiguos incas consideraban este grano como un alimento sagrado en el que basaban gran parte de su dieta. Además, le atribuían propiedades curativas y su uso se extendía a la cura de catarros, eliminar parásitos intestinales e incluso mitigar las picaduras de insectos.

En los años 70 se empezaron a hacer las primeras exportaciones de quinoa dirigidas al público vegetariano. Entre el 2012 y el 2014 el valor de las exportaciones de quinoa a Europa crece un 260%. Su consumo en España es relativamente temprano y crece muy rápidamente, dejando de ser un alimento que únicamente puede hallarse en tiendas dietéticas, a encontrarla al alcance de todos los consumidores.

¿Por qué inunda nuestros platos?

En el 2013 la ONU declaró el ‘Año Internacional de la quinoa’ promocionando este grano por todo el mundo y la FAO reconoció por primera vez sus propiedades nutritivas. Y de repente la quinoa, conocida por ser alimento de los más pobres, se convierte en el sueño de cualquier restaurante de moda que se precie.  

El objetivo de la ONU es hacer que la quinoa sea un alimento tan básico como el arroz. El objetivo es acabar con el hambre en el mundo y tienen muchas esperanzas puestas en este grano. Además, su cultivo puede darse en condiciones extremas debido a que es muy versátil: resiste sequías y crece en tierras pobres en nutrientes y con alta salinidad, desde el nivel del mar hasta más de 4.000 metros de altitud. La temperatura tampoco es un impedimento debido a que tolera entre los -8ºC a los 38ºC.

Según la FAO, en el 2050 el planeta estará ocupado por 9.000 millones de personas y el reto de la agricultura mundial será incrementar un 70% la producción de alimentos. Todo esto unido a los objetivos de combatir la pobreza y utilizar de forma más eficiente los recursos naturales. Claudia Mónika Haros, del Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (IATA) del CSIC, explica que tendremos que adaptarnos al cambio climático ya que debido al aumento de las temperaturas, muchos suelos quedarán incultivables y el agua será un bien escaso. Por ende, Europa busca “fuentes alternativas de proteínas de alta calidad nutricional”. El cultivo de quinoa a gran escala, es más sostenible medioambientalmente que la producción de otros alimentos.

La quinoa en España

En España ya se ha empezado a cosechar quinoa, más concretamente en Lebrija, una provincia de Sevilla. En una mañana se puede llegar a cosechar unos 60.000 kilos. Encontramos otra empresa española que se ha lanzado también a su cultivo. Se encuentra en Antequera, Málaga. Entre ambas dan una suma de 2.200 hectáreas de terreno sembrado de este grano.

“La quinoa ha llegado para quedarse”. La empresa valenciana Sivaris Arroz, también decidió lanzarse hace un par de años al mercado de la quinoa. Empezaron a hacer pruebas para ver de qué manera podían cultivar este grano de manera óptima debido a que era un terreno nuevo. Y por fin el año pasado empezaron con la primera producción. “No creemos que sea una moda pasajera; la gente cada vez demanda más este alimento, ya que las propiedades nutricionales de la quinoa se ha ganado un puesto en nuestra alimentación diaria”.

Una de las dificultades que se encontraron a la hora de empezar con el cultivo de la quinoa, fue que había muchas variedades distintas procedentes de América del Sur, cada una con sus características concretas. Además, no disponían de mucha información debido a que su cultivo en el país aún no estaba asentado. Por último estaba el factor climatológico, muy distinto al que podemos encontrar en Bolivia y Perú. Y aunque la quinoa sea bastante versátil, este era un factor que se tenía que estudiar y solventar. “El cultivo realmente no es complicado, ya que es como un cereal de riego”, comentan.

Valores nutricionales excepcionales

Actualmente, una de las principales fuentes de proteínas es la carne. Pero que continúe siendo así es insostenible. Y aquí entra en juego la quinoa, la cual es una gran fuente de proteínas. Seguro que también habréis escuchado hablar de los “superalimentos”, pues la quinoa está etiquetada como tal.

Ahora vamos a hablar de sus valores nutricionales para entender porqué es tratada como superalimento y comprender su boom. Este pequeño grano es un pseudocereal: no pertenece a la familia de las gramíneas que es dónde encontramos el trigo, el maíz y la avena. Pero en cambio, tiene un alto contenido en almidón y esto hace que se parezca a un cereal. La quinoa es pariente cercana de las espinacas y la remolacha. Aporta proteínas de calidad parecidas a las que podemos encontrar en la carne, los huevos o la leche. Esto es muy importante debido a que la humanidad, en un futuro, deberá reducir la cantidad de proteína animal que ingiere por la insostenibilidad y al impacto ambiental que esta acarrea. Por otra parte, es un alimento libre de gluten. Pero no sólo se quedan ahí sus propiedades, además la quinoa aporta todos lo aminoácidos esenciales, minerales, ácidos grasos insaturados, el doble de fibra que el resto de granos, antioxidantes, vitaminas (sobretodo del grupo B) y almidón y además ¡está muy buena!

RECETA DE HAMBURGUESA DE QUINOA

Aquí os dejamos una receta muy sencilla apta para vegetarianos… ¡unas ricas hamburguesas de quinoa!

Ingredientes para 5 raciones de Hamburguesa de quinoa:

  • 1 kilo de quinoa 
  • 3 piezas de pimiento morrón
  • 3 zanahorias
  • 150 gramos de cebolla
  • 30 gramos de tomillo
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta
  • 50 gramos de queso cremoso
  • 5 huevos

Instrucciones (45 minutos)


PASO 1: 
Lavar la quinoa hasta que el agua quede bien clara y sin espuma. Cocinar de 15 a 20
minutos, colar, mezclar con el queso y reservar.

PASO 2: Cortar todas las verduras en pequeños dados, rehogar respetando el orden de dureza. Si quieres, puedes poner un chorrito de vino blanco.

PASO 3: Unir las dos preparaciones, es decir, la quinoa con las verduras. Una vez frío, agregar los huevos, el queso cremoso, dar forma a las hamburguesas y cocinar por 20 minutos a horno medio.

PASO 4: Servir las hamburguesas de quinoa acompañadas de una ensalada verde.


 

Más información:

  • Si te ha gustado nuestro artículo, encontrarás una publicación especial sobre la quinoa publicada en El Mundo.
  • En la página de Quinoa Recetas encontrarás un montón de maneras de cocinar este alimento, desde acompañamientos, platos completos y postres.

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>