Cómo cambiar de hábitos en 5 pasos

¿Sabias que el 95% de nuestro cerebro es inconsciente y sólo el 5% es consciente? Es decir, un hábito se construye cuando lo repites muchas veces. Entonces pasa a ser parte de tu inconsciente y se instala como parte de tu vida. Dicen que toma 21 días construir un hábito y 90 días para construir un estilo de vida. Así que te damos 5 consejos para que tu hábitos se conviertan definitivamente en saludables.

1. Escoge un hábito sencillo para comenzar: algo que disfrutes, como por ejemplo caminar. Hacer ejercicio no es ir sólo al gimnasio, con que salgas del sofá ya estás activando tu circulación. Comienza caminando 30 minutos diarios o cómprate un reloj contador de pasos e intenta no irte a la cama con menos de 10.000 pasos, es un buen número para saber que tu cuerpo estuvo activo todo el día quemando calorías y haciendo sus procesos metabólicos necesarios para que estés saludable.

2. Haz un cambio a la vez: ahora que llegas de vacaciones quieres hacer todos los cambios juntos, porque te excediste en la comida, en el trago y en las horas de sueño, pero calma… empieza con un hábito. Por ejemplo: disminuir la proteína animal y aumentar la ingesta de vegetales. Empieza por el lunes sin carne, así ayudas al planeta, a tu salud y a los animales. Una vez tengas instaurado este hábito comienza con otro. Si los haces todos a la vez, te abrumarás y te parecerá más difícil.

3. Hazlo en compañía. Es mucho más fácil si los hábitos los haces en familia. Estudios médicos como los del cardiólogo Valentín Fuster, demuestran que el adulto necesita de otros adultos para funcionar y hacerlo en familia lo hace de manera sostenible. Ejemplo: si quieres tener una alimentación saludable y tu pareja todos los días lleva a la casa “guarrerías” será más difícil lograr el objetivo. En cambio si él está en la misma onda, pues tendrán una alacena ideal para cumplir el hábito. Si en tu cocina sólo hay comida viva como verduras, frutas, granos, proteína, si te da un atracón tu mejor opción será la fruta o una avena con almendras. 

4. Fallar en el proceso de cambio es normal. Si te gusta mucho el dulce y no puedes controlarte, comienza primero por dejar los alimentos procesados que tienen mucho azúcar escondido. Verás que se disminuye tu ansiedad. Luego intenta tomarte el té o el café, sin ponerle azúcar y así tu gusto podrá saber a lo que realmente sabe esa bebida. Así vas limpiando tu paladar. Y si algún día te dio por comerte tu postre favorito, no pasa nada, disfrútalo sin remordimiento que ya mañana harás un día sin dulce. No abandones tu meta, simplemente retoma el buen hábito que no habrá efectos secundarios por no hacerlo ese día que saliste de cena con tus amigos.

5. Escoge siempre lo menos malo: cuando estés cambiando un hábito tendrás muchas opciones para escoger. En lo que elijes está la clave. Si quieres dejar la Coca-Cola que sólo tiene sustancias químicas inflamatorias y quieres reemplazarla por algo que te dé un placer similar, cada vez que te dé antojo de esta bebida, elige un agua con gas y ponle un poco de limón. Verás que poco a poco irás dejando de preferir aquello que te hace tanto daño.

Si vas a cambiar de hábitos intenta siempre pararte en el escenario de “Quiero hacerlo para estar saludable” esto te ayudará a escoger mejores opciones de alimentación. Si lo haces desde el escenario “quiero bajar de peso” terminarás reemplazando una manzana verde rica en vitaminas porque tiene 50 calorías, por un bebida isotónica cero calorías con más 10 conservantes dañinos para tu salud.

Escrito por Caro Escobar, Coach en cambio de hábitos y creadora de Clorofilavida. Síguela en Facebook e Instagram. Caro es además Responsable, junto con Laura, de la Colmena Almalibre Açaí Bar, en Dreta de l’Eixample de Barcelona.

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *