¿Caro o costoso? Los precios a través del ejemplo del aceite

¿Qué supone comprar aceite de PLA (Proyecto Los Aires)? Esta es la reflexión que lanzan Laura y Guillermo, elaboradores de aceite ecológico, a los consumidores. «Sabemos que los precios de los productos es una cuestión que te puede preocupar y por eso queríamos explicarte más en detalle en qué consiste nuestra producción». Artículo en primera persona desde el punto de vista del productor.

A modo de introducción, empezamos por esta pregunta: ¿caro o costoso? Si bien es cierto que, en comparación con el súper o cooperativas, el precio puede ser más elevado, no se trata de si es caro o barato, si no de considerar si es costoso.

Me explico:
Caro es comprar algo a un precio elevado frente a su calidad y connotaciones que conlleva su producción y elaboración.
Preservar el medio rural, la mano de obra y el medio ambiente es costoso.

En el caso de Proyecto Los Aires (aceite PLA) quisiéramos aumentar la transparencia y acercar la realidad del sector olivarero y por este motivo te explicamos el tema de los precios en diferentes apartados.

1. Mantenimiento del paisaje tradicional

Por una parte, nuestro olivar es extensivo y tradicional:

  • 80 árboles por hectárea, 
  • 1.500 – 3.000 kg de aceituna por hectárea, 
  • 240 – 480 litros de aceite por hectárea,
  • 3 – 6 litros de aceite por árbol (es decir 1 a 2 latas de 3L por árbol; 6 a 12 botellas de 500ml).

Si te paras a pensar, una persona necesita unos 2 árboles para poder abastecerse todo el año. 

Con esto queremos transmitir que en Proyecto Los Aires (aceite PLA) cuidamos de un cultivo de bajo rendimiento productivo, pero con connotaciones positivas históricas, ecológicas, sociales y paisajísticas en cuanto a:

  • arraigo de población en el medio rural y por tanto de desarrollo del mismo, 
  • desarrollo de la mano de obra, 
  • mantenimiento de familias y 
  • conservación del medio ambiente.

El olivo tradicional da mucho trabajo y por tanto da de comer a muchas familias.

¿No te parece importante preservar nuestro patrimonio?

2- Mantenimiento de mano de obra, condiciones laborales dignas y formación para empleos de calidad

Para el cuidado de nuestros cultivos, es necesario mano de obra cualificada, y por tanto bien remunerada. Laura y Guillermo, desde Proyecto Los Aires (aceite PLA), hemos apostado siempre por formar y tratar de ofrecer unas condiciones laborales decentes y confortables como cualquiera de nosotros siempre hubiera buscado en la ciudad. 

El campo puede ser duro, o agradable, en función de con qué medios contemos. Esto es así en cualquier sector, por eso es fundamental profesionalizar la agricultura con medios y conocimiento. Queremos evitar el despoblamiento rural, pues entonces hay que tener trabajo atractivo.

¿De qué manera si no vamos a fijar población y evitar que la España despoblada siga creciendo?

3- Olivos centenarios

Laura y Guillermo hemos apostado por salvar, conservar y rentabilizar olivos de más de 300 años porque los consideramos un legado histórico, social y paisajístico, a pesar de su rentabilidad. 

Cada vez que recibimos una visita, los consumidores se quedan impresionados de tales maravillas, que nos han acompañado desde hace tantos años y que tan ligados a nuestra cultura. Evitar que se arranquen es nuestra responsabilidad.

A todos nos gusta emocionarnos con un olivo centenario.

¿O es preferible la homogeneización del paisaje en pos de la productividad y el cambio de cultivo?

4- Producción ecológica

Siempre hemos creído que la única forma de cultivo es no contaminar nuestros suelos ni aguas subterráneas. ¿Cuántos pozos no son potables por contaminación con fertilizantes?

No es muy coherente contaminar el agua que bebemos. Es por ello que consideramos como algo básico utilizar abonos orgánicos que no dejen residuos a pesar de la reducción de la productividad que puede ser fácilmente de un 20%. 

La primera decisión que tomamos Laura y Guillermo en Proyecto Los Aires (aceite PLA) fue recuperar el olivar centenario a través del cultivo ecológico.

Pero, ¿cuánto cuesta no tener agua disponible en los embalses por sequía, y no tener agua del subsuelo por contaminación?

5- Conservación del suelo

Más allá de la agricultura ecológica y su certificado, en Proyecto Los Aires (aceite PLA) apostamos por recuperar la vida del suelo, que es donde empieza todo. 

Tener un suelo vivo, con sus bacterias, hongos y organismos descomponedores, además de lombrices, supone tener un suelo capaz de cerrar el ciclo natural de recuperación y reciclaje de los nutrientes.

De acuerdo, no es tan rápido como arar y abonar con un fertilizante químico, pero me aseguro una estabilidad de los intercambios entre elementos y poblaciones del terreno. Esto se llama sostenibilidad. No requiero tantos insumos, soy independiente, tengo una planta resistente, resiliente y no dependiente de mis aportaciones de fitosanitarios.

Arar fomenta la mineralización de los nutrientes y acelera los procesos, pero también supone la pérdida de un elemento que se ha generado a lo largo de millones de años, es decir la creación de la tierra y la vida depende de su conservación.

Arar supone la pérdida de entre 30 y 50 Tn por hectárea y año… 

Párate un segundo a pensarlo… 3  tráileres por cada hectárea cultivada (que es lo mismo que un campo de fútbol)… 

Hemos perdido un 30% de nuestro suelo en 200 años, que es la pérdida de la primera capa del suelo, esa que nos da la fertilidad natural, donde se descomponen las hojas y materia muerta que se descompone, con lo que esto implica en cuanto a pérdida de fauna y por tanto biodiversidad. Esto se traduce en mayor dependencia de los químicos y muchas otras cuestiones relacionadas con calidades de río y deshechos en el mar.

¡No somos ni conscientes de lo que ello supone, ya que lo suplimos con fertilizantes químicos y la planta sobrevive y produce! Pero, ¿hasta cuándo? 

Por eso, es importante mantener una cubierta vegetal donde se desarrolle el suelo y su vida. Pero esto implica una pérdida de producción de aproximadamente un 10%. 

¿Nos merece la pena? 

¿Seremos capaces de crear fertilidad suficiente en suelos desertizados sin contaminar?

6- Fomento de la biodiversidad

Después de explicar la importancia del suelo, queda más que claro que la base para fomentar el desarrollo de otros animales y plantas en nuestro suelo, y por tanto crear vida más allá de nuestro olivar.

Además de esto es importante respetar la presencia de otros arbustos que atraerán a su vez a otros insectos que pueden colaborar en el control de plagas de manera natural.

Igualmente es importante la plantación de lindes para apoyar este desarrollo y que nuestro cultivo se mantenga como bosque.

Que cada uno de los productores tenga la capacidad de producir y mantener la naturaleza simplemente por el hecho de conocer lo que tenemos alrededor no tiene precio.

Un ejemplo rápido son esas ovejas que ya no pastan en el monte, con el consiguiente abandono y posibles incendios. Hacer el trabajo de las ovejas con mano de obra pública es incontablemente caro, pero el trabajo de la oveja, a través de un precio justo por su lana, carne y leche, no tiene precio.

¿Cuánto cuesta perder un bosque? ¿Y perder una explotación ganadera?

7- Variedad local

En relación a preservar un legado, está la variedad local, la cornicabra, también de bajo rendimiento, pero rústica y adaptada a nuestro medio. Si comparamos con otras variedades, la nuestra es menos productiva, pero aporta muchos otros beneficios. Entre ellos su calidad en el sabor.

Por tanto, además de ser una desconocida, hemos siempre luchado por obtener todas sus bondades organolépticas que ya conoces. 

Si cuidamos el fruto, su zumo es excelente.

Con miras a solo la productividad, frente a unos precios bajos, solo nos queda cosechar tarde para aumentar nuestros rendimientos, en detrimento de la calidad. Ahí perdemos nuestra personalidad y tenemos que malvender nuestro producto a granel.

Para defender una variedad local, hay que apostar por su calidad y personalidad y es por eso que en Proyecto Los Aires  (aceite PLA), Laura y Guillermo nos volvemos locos con las delicias de nuestra variedad.

Si todas las manzanas del mercado fueran de la misma variedad, ¿no sería aburrido? Encuentra la variedad de aceite que más te guste.

8- Precio de venta en almazaras y cooperativa

Las cooperativas son una posibilidad real para la salida de nuestro producto sin embargo, a la hora de la verdad o se trabaja muy bien y muy fino, o acabas cayendo en el saco de la dependencia del mercado de los graneles, de la calidad media, y de los precios bajos.

Para que te hagas una idea de la realidad, tu entregas el fruto en diciembre de 2020, te informan del precio de liquidación en primavera de 2021, y no cobras la totalidad hasta 2022. ¿Qué empresa puede permitirse eso? Nosotros los agricultores vivimos así…

Es como si vas a un bar, pides un café, y no solo no lo pagas hasta dentro de un año, si no que encima transcurrido ese período, informas al dueño de que el importe que pagarás es de 0,60€ aunque los costes sean de 0,80€ y su precio de venta adecuado 1,20€.

Es por eso que ¡La Colmena Que Dice Sí!, donde los productores fijamos nuestros propios precios, es una oportunidad de defender un precio justo que nos permita vivir de lo que producimos en Proyecto Los Aires  (aceite PLA).

¿Qué harías tú si te impusieran un precio cuyo valor es inferior al coste de tu producción? ¿Cerrarías o lucharías por un precio justo defendiendo un producto de calidad y cercanía?

9- Época de recolección cosecha temprana

Justamente para evitar depender de los precios de mercado donde el agricultor no suele salir beneficiado (ya que no marcamos los precios, nos los asignan) Laura y Guillermo, desde Proyecto Los Aires (aceite PLA), decidimos elaborar nuestro propio aceite y para ello, había que hacer calidad, pero calidad basándonos en la fruta, su sabor y su cuidado.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, se entiende que de recoger la aceituna en verde, en octubre, se obtiene menor cantidad de aceite, tanto menos como un 50% menos, en favor del disfrute del paladar y asegurar las propiedades beneficiosas para la salud del aceite de oliva virgen extra. Necesitamos hasta 7-8 kg de aceituna para obtener un litro de aceite, cuando recogiendo la aceituna en diciembre-enero, solo es necesario 4-5 kg de aceituna.

10- Calidad vs cantidad en el aceite de oliva virgen extra

Si bien, obtener un virgen extra a partir de aceitunas de diciembre es posible, es ofrecer un aceite muy al límite de las exigencias legales, que ya de por si son laxas, pero que confunden al consumidor.

Un virgen extra de diciembre no es comparable a un virgen extra de octubre ni en cuanto a calidad, ni en cuanto a beneficios para la salud. Cuanto más tardemos en recoger la aceituna, necesitaremos menos kilos de aceituna para obtener un litro de aceite, sin embargo, las propiedades saludables y de calidad en el aroma y sabor se van perdiendo.

Pero eso solo se puede ver conociendo y probando el aceite, y no consultando precio o etiqueta (a falta de una legislación más exigente que defienda a productor y consumidor en el país del aceite de oliva virgen extra).

¿Te animas a probar nuestro aceite PLA (Proyecto Los Aires) de cosecha temprana?

11- Contacto directo con el consumidor final

Nosotros, Laura y Guillermo a través de Proyecto Los Aires (aceite PLA), desde que empezó ¡La Colmena Que Dice Sí!, hemos querido apostar por el proyecto y dar a conocer nuestro trabajo haciendo degustaciones y presentaciones, así como talleres de cata de aceite y de plantación de olivos en tu Colmena.

Siempre lo hemos visto como un modelo real de cercanía y aprendizaje mutuo para el consumidor y productor. Desde hace un año no hemos podido realizarlo, pero queremos retomar en cuanto sea posible.

¿No te parece un camino excelente para acercarte a lo que consumes y conocer cómo se elabora cada producto de nuestra tierra?

Conclusión

Si queremos salvar al agricultor local y a la España despoblada, hay que defender un precio justo en origen y no apostar por producir más y más, a costa de empleo y naturaleza con el fin de conseguir precios bajos.

Producir más para abaratar costes implica ceder ante la presión de los mercados para bajar precios y empeorar calidad de vida, o por lo menos del modelo del bienestar que buscamos.

Todos aceptamos las subidas del gasoil con resignación y seguimos yendo en coche.
¡¿Cómo no vamos a pagar un buen precio por conservar medio rural, empleo, y agricultura local?!

Es por todo ello que es fundamental que el consumidor sepa diferenciar, no solo la calidad, si no cómo se elabora cada producto. De ahí la importancia de ¡La Colmena Que Dice Sí!, en la que se apuesta por un modelo de cercanía entre productor y consumidor.

Agradecidos por tu esfuerzo y apoyo durante todos estos años,
Te mandamos un saludo afectuoso,

Autores del artículo: Laura y Guillermo, Proyecto Los Aires (aceite PLA)

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *