Recetas anti-desperdicio para verduras viejas

La semana llega a su fin y la nevera está bastante vacía… Eso sin mencionar esas pocas verduras sobrantes que te gustaría no estropear antes de volver a hacer la compra. Tres champiñones, medio brócoli, un puerro y dos zanahorias se encuentran en el fondo del cajón para verduras. ¡Te damos algunas ideas que pueden inspirarte para una segunda vida vegetal!

Wok con verduras viejas 

Aquí hay una primera receta simple que funciona en cualquier época del año tanto con hortalizas de invierno como de verano; brócoli, champiñones, zanahorias, puerros, espinacas, pimientos, calabacines…

Ingredientes para 4 personas

  • restos de verduras
  • 250g de fideos
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla

Comienza pelando y cortando las verduras y la cebolla en tiras finas. Pica también el diente de ajo y dóralo con aceite de oliva en un wok, luego agrega las verduras y finalmente la cebolla. Al mismo tiempo, cocina los fideos por separado. Cuando las verduras están cocidas, agrega los fideos una vez escurridos al wok, y condimenta con sal y pimienta, ¡listo!

Crumble de verduras feas

¿Están tus verduras realmente pobres en apariencia? Opta por el crumble salado. Se parece a su versión de postre, pero aquí es el parmesano que reemplaza al azúcar. Sugerimos algunas asociaciones conocidas para aquellos a los que les encantan las verduras en costra. Crumble de nueces y avellanas; crumble de calabacín y queso de cabra, crumble de tomate y finas hierbas…

Ingredientes para 4 personas

  • restos de verduras
  • 100 g de mantequilla
  • 75 g de harina
  • 50 g de parmesano o queso local parecido
  • 1 cebolla (opcional)
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • sal y pimienta

Precalienta tu horno a 180 °C. Cocina tus verduras (previamente peladas) en agua o en una sartén, sazona y decora como desees (dora tus verduras con ajo y cebolla para darles más sabor, por ejemplo). Luego prepara la masa de crumble mezclando a mano la mantequilla en cubitos, la harina y el parmesano. Agrega sal y pimienta. Coloca las verduras cocidas en el fondo de tu plato y añade la masa de crumble. Pon tu preparación en el horno, deja calentar durante unos veinte minutos y saca el crumble del horno cuando la parte superior esté dorada.

Tortilla con verduras cansadas

Patatas, patatas y más patatas vienen al rescate de las verduras del fondo del frigorífico para convertirse en una cremosa tortilla. Con este clásico de nuestra cocina tradicional, podemos elegir pimientos, cebollas, tomates, calabacines, zanahorias, puerros, espinacas…

Ingredientes para 4 personas

  • restos de verduras
  • 8 huevos
  • 2 patatas
  • 1 cebolla
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Seguro que la mayoría sabe cómo se hace una tortilla pero te contamos nuestra receta. Pela las patatas, las verduras y la cebolla. Corta las patatas en trozos, luego las verduras y la cebolla en tiras finas. Sofríe las patatas, y luego las verduras, en aceite de oliva de 15 a 20 minutos (asegúrate de adaptar el tiempo de cocción según las verduras). Bate los huevos, añadiendo la sal y la pimienta y ya puedes añadirlos en la sartén. Revuelve unos minutos hasta que la base esté firme y dale la vuelta para hacer lo mismo. Puedes disfrutar de tu plato frío o caliente, para cenar o como aperitivo a modo de pequeñas tapitas.

Tomates secos para alargar el verano

Decimos adiós a los tomates… frescos. Pero siempre te quedará secarlos para saborearlos de otra forma en invierno.

Ingredientes para 4 personas

  • Los últimos tomates de la temporada
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • hierbas aromáticas de tu elección

Precalienta el horno a 120 °C y luego corta los tomates a lo largo. Luego córtalos en tiras finas, quitando las semillas. Coloca los tomates en la bandeja para hornear. Agrega los dientes de ajo cortados en trozos pequeños, la sal y la pimienta, y finalmente las hierbas aromáticas. Termina añadiendo el aceite de oliva. Mete los tomates preparados al horno durante unas 2 horas. Una vez que el horno haga tictac, saca tus tomates secos y prepara el frasco para conservarlos.

Acomoda los tomates en el frasco, incorporando los trozos de ajo y las pequeñas hierbas con las que han estado en el horno. Cúbrelos con aceite de oliva. ¡Ya está listo! Cierra el frasco y guarda los tomates en la nevera. Puedes consumirlos durante varias semanas como aperitivo o para acompañar ensaladas y carnes. Y no tires el aceite; será un condimento delicioso para tus platos.

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *