Mitos sobre alergias e intolerancias alimentarias

¿Qué diferencia hay entre alergia alimentaria y una intolerancia alimentaria? ¿Cuáles son sus orígenes? ¿Cómo aparecen los síntomas?

Muchas personas se han replanteado su forma de comer a raíz de intolerancias o alergias alimentarias. Y muchas han descubierto que la única manera era poniendo atención a lo que comían. La apuesta por productos frescos y de calidad, así como el encontrar ofertas de productos aptos para este tipo de reacciones (sin gluten, sin lactosa), les ha sido de gran ayuda.

En este artículo, te dejamos con 10 dudas sobre alergias e intolerancias alimentarias para distinguir entre mitos y realidades.

1. La intolerancia alimentaria es un nivel menos grave de la alergia alimentaria

FALSO: son dos conceptos distintos.

Cuando hay una alergia alimentaria, el sistema inmunitario reacciona en contacto con la sustancia que provoca la alergia, el llamado «alérgeno». Los alérgenos son siempre proteínas y es por eso, que en el caso de una alergia alimentaria como podría ser la alergia a la proteína de leche (llamada también caseína), se produce una reacción alérgica al ingerirla con síntomas que pueden ir desde picor, hasta hormigueo, hinchazón de boca o garganta, dolor, etc. 

En caso de intolerancia alimentaria, no hay ninguna reacción inmunitaria. En este caso, el cuerpo carece de mecanismos (enzimas) que puedan digerir la molécula en cuestión. 

En la intolerancia a la lactosa, por ejemplo, falta una enzima (la lactasa) que es la que permite digerir correctamente la lactosa. Al no poder digerirla, los síntomas que causa esta intolerancia alimentaria son normalmente digestivos como malestar, hinchazón abdominal, diarrea, etc. 

2. La enfermedad celíaca es consecuencia de una alergia alimentaria al gluten.

FALSO: Es una intolerancia alimentaria al gluten.

A diferencia de las intolerancias “clásicas”, es una enfermedad compleja que afecta el sistema inmune. Esta enfermedad crónica y autoinmune altera la mucosa del intestino delgado, provocando mala absorción de nutrientes y síntomas digestivos. Las Guías Mundiales de la Organización Mundial de Gastroenterología publicadas en Abril del 2012, diferencian de manera muy clara lo que significa una alergia al trigo, la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten no celíaca. 

3. Los síntomas de una alergia alimentaria aparecen inmediatamente.

DEPENDE: La mayoría de las alergias alimentarias provocan una reacción pocos minutos después de ingerir el alimento. Sin embargo, los síntomas pueden tardar varias horas, y hasta 2 días en aparecer. En caso de intolerancias alimentarias, los síntomas digestivos suelen aparecer 2 o 3 horas después de la ingesta.

4. Creo que tengo alguna alergia o intolerancia alimentaria porque me sientan mal algunos alimentos… ¿Puedo eliminarlos de mi dieta para ver si desaparecen los síntomas?

NO ES RECOMENDABLE: No debes eliminar ningún alimento de tu dieta sin el consejo de tu médico, porque te podría llevar a una falta de nutrientes esenciales. Los alimentos pueden provocar reacciones por muchos motivos: toxinas, concentración alta en histamina, contaminación por virus o bacterias, etc. el 30% de las personas cree que tienen una alergia alimentaria o una intolerancia alimentaria, cuando en realidad solo el 1-2% de los adultos y el 5-8% de los niños lo son. Ante cualquier duda, es importante registrar en un diario todos los síntomas que aparecen tras consumir los alimentos, y consultar con tu médico de cabecera que te hará una valoración completa.

5. Las alergias se declaran siempre al primer contacto con el alérgeno.

FALSO. Pueden declararse de repente, tras años de consumo de un alimento sin que haya provocado ninguna reacción anteriormente. En cambio, algunas personas presentan alergia al primer contacto con el alérgeno.

6. Hay predisposición genética a las alergias.

VERDAD. Si tus padres, hermanos o familiares sufren alguna alergia (eczema, asma o alimentaria), tienes más riesgo de desarrollar alguna intolerancia o alergia alimentaria. Del mismo modo, si sufres de asma o dermatitis atópica, también tienes más probabilidad de desarrollar una alergia alimentaria.

7. Alérgica/o un día, alérgica/o para siempre.

FALSO. Algunas alergias desaparecen con el tiempo. Por ejemplo, los bebés alérgicos a las proteínas de la leche o al huevo, en general, ya no lo serán después de los 5 años, gracias a la maduración del intestino. En cambio, las alergias a frutos secos, moluscos o pescados no suelen desaparecer con la edad.

8. Se puede desensibilizar contra las alergias e intolerancias alimentarias.

FALSO. Aún no, pero los investigadores están evaluando si se pueden aplicar estrategias de desensibilización para alergias alimentarias también. Hoy en día el único tratamiento crónico es eliminar de la dieta los alimentos que provocan reacciones. Recordamos que no es aconsejable hacerlo sin consultar previamente con tu médico.

9. Si tengo alergia o intolerancia a un alimento, solo debo preocuparme de los alimentos y de las bebidas.

FALSO. Es importante eliminar todas las fuentes posibles de contaminación en casa, como los utensilios de cocina. Si una persona sufre de una alergia alimentaria, es mejor dedicarle utensilios, platos, y cubiertos específicos, para evitar cualquier contaminación cruzada.

10. ¡Cuidado con el kiwi si tengo alergia al látex!

VERDAD. Es lo que llamamos una “alergia cruzada”. De la misma forma, las personas alérgicas al polen tienen hasta 3 veces más probabilidades de tener alergia alimentaria.

Artículo escrito por Pablo Gil, redactor en Smartfooding.  

Si te gustan nuestros artículos, déjanos un comentario en nuestra página de Facebook. Descubre La Colmena que dice Sí aquí

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *